26 de marzo de 2009

Exclusiva Long Brit: Dulcinea son los Pet Shop Boys!!

Pin It Ahora!
La Historia de la Música, por ser Historia, es injusta por definición. Me levanto hoy como Don Quijote en defensa de esas canciones magníficas, perfectas, redondas y de impecable producción, de melodía adictiva que por extraños motivos son abandonadas en la cuneta por el todopoderoso mainstream que aunque en muchos casos son aplaudidas en los circuitos independientes no ocupan un lugar en la Historia de la Música como se merecen. Las razones las desconozco. A estas canciones las denomino yo: canciones-repeat. Porque la adicción que provoca es toquetear con el dedo índice el botón repeat de tu reproductor. Son canciones joya con estribillos puros, canciones sin destilar, asombrosas pero que no siempre tienen la suerte de ser lanzadas como singles ni usadas en anuncios de televisión.
Durante la época que precede al descubrimiento de una de estas joyas musicales, te ves sometido a una tiranía absoluta de la canción que te fuerza a escucharla en bucle decenas de veces seguidas. Yo mismo en el momento de escribir este texto, estoy padeciendo esa situación: The Way It Used To Be de los Pet Shop Boys. Una canción escondida en los últimos cortes de YES, su último disco (2009), que cuenta con la producción de Xenomania. No soy yo asiduo visitante de la tienda de mascotas de este par de ingleses, pero hay que reconocerles el mérito de balancearse ágilmente entre el mainstream de la radiofórmula y la supuesta calidad de los festivales independientes consiguiendo agradar a ambas partes gracias a esa flema británica que llevan por bandera. The Way it Used To Be, es una canción clásica, un ritmo repetitivo y pegadizo, una producción correcta, duración comedida y una letra triste que habla de mal de amores (¿de qué sino?) ¿Qué la hace entonces tan especial? Me atrevería a meterme en el río afirmando que el modo de cantarla de Neil Tennant, a medio camino entre las ardillas de Alvin y los gimoteos de la cerillera de Dickens. El caso es que The Way It Used To Be, debería posicionarse en ese Olimpo de canciones que generación tras generación abarrotan los estantes de recopilatorios de lo mejor de una década. Este trallazo de poco más de cuatro minutos no está nada mal acompañada dentro del álbum. YES es de sobra uno de los mejores discos de los de Londres. Comparado por la crítica con Very (1993) hasta la fecha considerado su mejor álbum, este YES sigue una línea continuista donde terminó Fundamental (2006) pero con unas ideas mucho más desarrolladas y luminosas. De hecho el single presentación Love, etc. y More than a Dream, son canciones de ropaje caro y que huelen a buena canción.
Siguiendo el hilo de las canciones-repeat, otras canciones que me torturaron los huesos hasta la extenuación de tanto bailarlas non-stop fueron This boy is in Love del último largo de The Presets o el estruendoso Out There On The Ice de los también australianos Cut Copy. Sin duda que vosotros, lectores asiduos de LongBrit, podréis alimentar las memorias de nuestros reproductores mp3 con miles de canciones joyas de esas que se quedan agazapadas y sepultadas como los auténticos tesoros. Os propongo que portéis vuestra armadura de Don Quijote y os despachéis a gusto contra esos molinos de viento que ensordecen la canción, que nos las comentéis que nos las descubráis para buscarles un sitio merecido dentro de la historia de la Música. ¿Por qué no empezar por esta web? Por cierto, ¿os acordáis del tema Never Win de los Fischerspooner o de impecable The First of the Gang to Die de Morrisery? Pues eso, una Dulcinea más que tiene que ser rescatada. (By Forbidden)

Temas imprescindibles: Dínoslo tú..