18 de mayo de 2009

Pin It Ahora!
Suelen decir que en la variedad está el buen gusto, pero todo tiene un límite. El pasado viernes, y a lo largo de todo el día, tuvo lugar Universimad. Una fiesta plagada de conciertos para celebrar San Isidro en el paraninfo de la Universidad Complutense de Madrid. Siento ser tan descortés, pero aquí y ahora, sólo haré mención a lo que en nuestra humilde opinión mereció la pena aquella tarde. El día comenzó con un trío de ases, posiblemente lo mejor que pudimos degustar. Annie B Sweet, Lidia Damunt y Zahara, expusieron tres conciertos consecutivos de pop-folk con majestuosa elegancia. Annie, abrazada a la vieja escuela de Joni Mitchell, Lidia a lo "juan Palomo" (yo me lo guiso, yo me lo como) con su talento para tocar hasta tres instrumentos a la vez y Zahara con su impecable, inocente y contundente voz, nos dejaron, repito, lo mejor del día. Fue el momento idóneo de encabezar una jornada sentado en el cesped disfrutando de una buena cerveza y un recital folk para paladares exquisitos.
No mucho después, la fusión de ritmos cálidos y alegres de Parpadeo, nos invitó a contonearnos junto a uno de los escenarios. L.A. y Arizona Baby, las gratas sorpresas de la jornada, buenísimos (especialmente los primeros). The Unfinished Sympathy siguió elevando el nivel pero no hizo honor a las maravillas que hablan de ellos. We are Standard, un grandísimo inicio de noche y un estupendo final para muchos de los allí presentes, tienen gancho, para qué negarlo. Esperemos que la próxima vez afinen un poco más los organizadores, está bien variar y llevar a grupos de otros estilos y consolidados como La Excepción, pero hubieron allí 4 horas de música infumable donde la gente se agolpaba en el césped a tomar el sol mucho más que a acompañar ciertas actuaciones. Por pedir que no quede. (By JRGE)