29 de abril de 2010

Jakob Dylan, su apellido es un gigante que no hace sombra a su talento.

Pin It Ahora!
Lejos quedan ya los años en los que el hijo del señor Bob saltara a la fama con sus Wallflowers de la mano de grandes singles como "One Headlight". Fueron buenos tiempos pero Jakob Dylan es mucho más que todo eso. Jakob es un artista de los pies a la cabeza.

Hace un par de meses cuando volvía de trabajar, puse la radio en el coche y probé con radio3 (tengo que confesar que a veces me aburre, a veces me sorprende). Era un concierto grabado en directo desde el Newport Folk Festival. Le dí una oportunidad a la escucha y tras 5 minutos llegó esa pregunta que todos nos hacemos muchas veces al escuchar la radio, "¿quién coño es este tío que canta?, es cojooonuuudo...!".
El caso es que la voz me sonaba familiar y (he de confesarlo) con ayuda del locutor, hallé la respuesta: Jakob Dylan.

Toda la profundidad y expresividad que le faltaba a Jakob en The Wallflowers, lo había recogido cuando empezó en solitario a dar muestras de todo el talento que lleva consigo (¿serán los genes?).
Ahora una mayor pureza, una música más sincera y elaborada desde sus influencias country-folk y americana dieron con el clavo en su primer album en solitario, “Seeing things” y lo vuelven a dar con el nuevo, “Women and country”.

Eso sí, ésta vez el album es mucho más elaborado y de digestión algo más espesa. “Yonder come the blues” es de un gusto exquisito, preciosa. Mucho más melódico se presenta ésta vez Jakob a público y crítica. A todos les conquistará porque ha sabido moverse ligero entre canciones country, blues y algunas otras más metálicas de guitarra y percusión. Sin embargo Jakob brilla en la luz, en la melodía, en la sensibilidad que aflora cuando esculpe su talento. Su padre es mejor y sin embargo, me aburre mucho más (perdónenme el disparate..!)
(By JRGE)

Jakob Dylan, "Everybody's Hurting" Live on Soundcheck from wnyc culture on Vimeo.