12 de mayo de 2010

Free Energy: sexo, sudor, alcohol, drogas y esperpento.

Pin It Ahora!
Sin muchas aspiraciones, no pretenden desmontar conciencias y no van más allá de tocar para quen quiera divertirse.
Con éstas tres premisas se juntaron para, eléctrica en mano y amplis a todo volumen, hacer las delicias de las fiestas a lo american-pie llenas de sexo, sudor, alcohol, drogas y esperpento.

Música que multiplica las hormonas del amor en cuartos oscuros y que inyecta de adrenalina los agitados cabezazos con que suelen moverse los veinteañeros bajo el hilo musical de los Free Energy.

Free Energy, parece un anuncio de Red-Bull..., sí... o no (que diría Rajoy). No tiene nada que ver con la marca aunque muchas veces con dos copas en vientre y el volumen a tope, crees volar.

Buenas vibraciones, euforia, rock en estado puro. Me recuerdan a los primeros Weezer y éste verano del 2010, como ya lo hicieran los niños del Buddy Holly, van a alterar las hormonas en las playas y pisicinas de todos los retrógrados Estados Unidos.

Firmaron con DFA Records, el mítico sello disco-punk liderado por James Murphy de LCD Soundsystem. Dicen en Rolling Stone que no esperen que por eso Free Energy abandone su adoración por las pilas de Marshalls. "No estamos tratando de escondernos y hacernos los cool o los vivos", dice el frontman Paul Sprangers. "Queremos reclamar los clichés para nosotros y simplemente adueñarnos de ellos."

Dicen en Long-Brit que éste es un grupo que dará mucho que hablar, rock potente y eléctrico. De fiesta pornográfica, pelo enrabietado al viento y "maría" de colores. A la vieja usanza, sí señor.

"Algún día nos daremos cuenta de lo grande que fueron los años 90". (By JRGE)