18 de junio de 2010

Northern Uproar: una mirada de reojo a un clásico no muy conocido

Pin It Ahora!

Seguramente a muchas personas que se declaran amantes del britpop más arraigado, en este caso, proveniente de la zona de Manchester, el nombre de Northern Uproar no les diga nada. Es más, seguramente no sepan que este grupo de música en su momento fue definido como la perfecta conjunción entre Oasis, The Clash y Manic Street Preachers (más evidentes son las influencias del grupo galés). Lamentablemente, todos estos elogios se quedaron en agua de borrajas como veremos más adelante.

Como ya he comentado, este grupo de cuatro integrantes se origina en Stockport, Cheshire (cerca de Manchester), en 1995, justo un año clave para todo el fenómeno musical ya conocido, en plena explosión a cargo del Different Class de Pulp, del What’s the story Morning Glory de Oasis, o del Dog Man Star de Suede. Los que serían los últimos años del fenómeno Madchester estaban calando fuerte en la juventud, y como no podía esperarse de otro modo, se tradujo en innumerables grupos, con dispar éxito.

Eran años locos, y el mejor ejemplo de esa locura musical lo escenifica el grupo del que hablamos, Northern Uproar. Su carrera desde que se formó hasta que se disolvió duró unos tres años, lo suficiente para sacar al mercado su primer disco, “Northern Uproar”, y en 1997 su gran obra “Yesterday Tomorrow Today”. Ambos trabajos conjugaban las influencias ya mencionadas con un exceso de energía, algo que les produjo críticas tanto buenas como malas, pero lo que más les pesaría en su carrera, jamás contarían con el apoyo de los fans de Blur o Oasis.

Se les echó en cara que intentaban renovar unos aires musicales que estaban exhalando su último aliento (los grupos más representativos del Madchester fueron a finales de los 80: James, Inspiral Carpets, Stone Roses, etc.), e incluso los críticos más puristas les dieron la espalda debido a que su música era una mala mezcla entre el shoegazing más indie y el sonido más baggy británico. Un claro ejemplo es uno de sus primeros singles From a Window, o las conocidas Town y Rollercoaster.

Sin embargo, los de Cheshire se resistieron a los primeros mamporros, y en su segundo trabajo “Yesterday Tomorrow Today” cambiaron esas guitarras pesadas por trompetas e instrumentos de viento, consiguiendo un resultado mucho más fresco, pero que sin embargo no evitaron el declive y posterior disolución de la banda. Se quedarán para la memoria grandes temas como Anyway you look at o Down to me.

En 2007 dos miembros de la banda intentaron recomponer el grupo, lanzando un tercer disco, pero que pasó sin pena ni gloria por los tabloides británicos. Aún así, los acordes de estos británicos se resisten a abandonarse en el olvido, apareciendo cada poco tiempo canciones suyas en diversos recopilatorios británicos, como es el caso de este BOX. Sin duda, un final un tanto agridulce y vacío, como presagiaban las sillas de la portada del segundo disco.