27 de agosto de 2010

Manuela Malasaña, la heroína del barrio Maravillas (heroína, de héroe...).

Pin It Ahora!
Muchos somos los que alguna vez nos preguntamos en su día quién sería esa señora que daba nombre a parte del antiguo barrio Maravillas. Muchos lo conoceréis, a algunos os sonará y otros estaréis algo más peces en el asunto. En cualquier caso, es bueno recordar aquí a Doña Manuela Malasaña.

Según reza una de las mejores páginas de la vida y obra de nuestra capital, http://www.madridpedia.com/ y otra de las diestras en éstos menesteres, 2demayo.blogspot.com, Manuela Malasaña fue la heroína madrileña, convertida en uno de los mitos de la resistencia del pueblo de Madrid ante las tropas del general Murat, jefe del ejército francés, que ocupaba la capital del Reino y contra el que se sublevó la población de Madrid el 2 de mayo de 1808 (nombre que evdentemente daría lugar a la plaza más emblemática de todo el barrio).
Según la leyenda, Manolita, la joven bordadora, pasaba a su padre y a otros defensores del Parque de Artillería de Monteleón -levantado en armas bajo la jefatura de los capitanes Daoíz y Velarde- los cartuchos de munición, durante aquella mañana del 2 de mayo.

Uno de esos conflictivos días, justo antes del 2 de Mayo, regresaba ella hacia su casa del taller de costura donde trabajaba. Durante el trayecto fue detenida por una pareja de soldados franceses que intentaron registrarla, a lo que ella, por pudor, se opuso.

Los soldados le hicieron promesa de dejarla libre si se iba con ellos, pero ella, cogiendo las tijeras que llevaba en el bolsillo, les amenazó si se acercaban o se atrevían a tocarla. Los franceses ante tal resistencia la fusilaron en la propia calle.


Otros dicen, sin embargo, que fue detenida y condenada a la pena de muerte en juicio sumarísimo, por hallarse en posesión de unas tijeras, propias de su profesión. Que posteriormente, sería fusilada por entender los franceses que las tijeras podían ser un arma ofensiva contra su ejército, según el 'Decreto de Guerra' proclamado por Murat ante el levantamiento del pueblo madrileño.

Finalmente y de cualquiera de las maneras, Manuela Malasaña fue enterrada junto con otras víctimas de los sucesos del 2 de mayo de 1808 en el cercano cementerio de la Buena Dicha, su juventud y su condición de mujer hicieron de ella una figura muy popular entre el pueblo de Madrid, que admirando su valor y sacrificio por la libertad, dio su nombre a un barrio, el de Malasaña, por ser allí donde fue detenida por el ejército invasor en ese histórico día inolvidable para el pueblo de Madrid.

Hoy Manuela Malasaña, y el barrio en general, parece seguir remontando el vuelo. Sin embargo, las discrepancias no cesan. Sus comerciantes brindan porque en los últimos años, ésta carismática y castiza zona de Madrid ha visto como los negocios y comercios gozan de un prestigio innovador y moderno. No son pocas las tiendas de ropa, discos, galerias de arte, ... que florecen por los alrededores del 2 de Mayo en su aproximación a Fuencarral. Los que siempre han utilizado a Malasaña en horas intempestivas, recuerdan con nostalgia cuando la emblemática plaza y sus calles colindantes eran un auténtico hervidero de gente con sus litronas en mano. La Malasaña que reunía todo eso que relataban el bueno de Sabina y el desaparecido Antonio Flores en homenaje a Madrid:
"...la vida, un metro a punto de partir,

hay una jeringuilla en el lavabo,
pongamos que hablo de Madrid."

Nunca llueve a gusto de todos pero queda claro que Malasaña no deja a nadie indiferente. Sus estrechas y graffiteadas calles, sus comercios innovadores unos, otros, antiguos vestigios de la Movida, turistas, mendigos, gente con ganas de rock and roll,... un barrio único, adictivo. (By JRGE)

2 comentarios:

Cool Skulls dijo...

Totalmente de acuerdo, Malasaña un barrio único.os sigo siempre.

LONG BRIT magazine dijo...

gracias compi!!
la verdad que Malasaña tiene un aroma distinto a cualquier hora del día, es inconfundible..!
JRGE