20 de octubre de 2010

Kisses, Great pop music is about escape.

Pin It Ahora!
Jesse Kivel y Zinzi Edmundson muchas veces se preguntaron acerca de esa bonita frase que dice:  "So what’s in a kiss?".  Para Jesse, el jefe al mando de los teclados, y su inseparable vocalista, Zinzi, "a kiss?, it can mean everything, even if only for a second".

Puede resultar tremendamente cursi y amanerado pero mirándolo desde otro prisma, Kisses (el nombre de la banda) es un fiel reflejo de ese mismo sentir. Jesse nos contaba hace poco en una entrevista en Londres:
I want to write songs that takes people out of their everyday lives”, no es una sentencia original pero es un motivo realmente excitante para ponerse a escucharles. “Great pop music is about escape. Kisses is about entering into another world”, comenta el bueno de Jesse.

Heart Of The Nightlife es el título de su album debut. Desde el primer momento que empiezas a escucharlo, se te vienen a la cabeza las declaraciones antes comentadas de Jesse Kivel. Un día triste y nublado de repente torna en una aventura en manga corta para quedar tumbado en la azotea de tu casa mientras tomas el sol y te fumas un piti (cuidado!, dentro de poco no podrás ni fumar y puede que ni escribir la palabra tabaco!; ya hablaremos de ello...).

Estribillos corrosivamente felices y pegadizos, un mundo pop absolutamente redondo y de bolsillo. Un mundo por conocer, por descubrir. Realidades paralelas que abstraen de mentiras que te hicieron creer los demás. Jesse se revela. “I used to go to indie clubs where people would only dance to song if they knew who it was by... It was so cliquey and lacking genuine emotion. I wanted to get away from false sentiment and use a different aesthetic.” (Bravo Jesse!!!, el que escribe suele poner música en locales por la noche y te comprende perfectamente. La gente ya no busca nuevas emociones, busca lo familiar, lo conocido,... lo fácil! no te eprmiten salirte de la raya marcada.)


Hace tiempo que Jesse decidió buscar entre las raíces de la música californiana. No fue fácil entre tanto ”rap, terrible hardcore rock, plus the usual op 40 bands”, comenta el líder de Kisses. Recurrió entonces a un amigo familiar llamado Alec R. Costandinos, una leyenda de la música norteamericana relacionado con la  original banda de culto Aprhodite’s Child. Jesse terminó argumentando que para él, Costandinos simboliza la música en su concepto más ambicioso:  "capable of moving the heart and the feet."
When you’re younger you have this idea of what disco is” dice Jesse. “But over time came to realise how powerful that music is. There’s a reason those records sold eighteen million copies. There’s something magical about it.”

Inspirado por Costandinos y por sus propias experiencias en decenas de viajes,  Jesse Kivel dice querer crear un arma musical inspirado en el pasado pero notablemente relevante para éste siglo 21. Ambos sentencian:
It’s about taking a vacation from everyday life but it’s also music for 2010. I like to think it reflects the way someone in their 20’s feel about the world.”Grabado en un garaje en apenas un mes, Heart Of The Nightlife, se las arregla para sonar triste y feliz al mismo tiempo. “There’s a melancholy streak going through the songs” comenta Jesse a la par que argumenta:
I’ve always been able to capture sadness more easily in my songwriting than euophoria. They’re bittersweet.

Desde luego, en éstos tiempos de crisis, paro y subprime, Heart Of The Nightlife es el disco perfecto contra la recesión. (By JRGE)