24 de noviembre de 2010

The Bluetones, nuevo single… y repaso a su carrera

Pin It Ahora!
El pasado 31 de mayo The Bluetones sacaba al mercado su nada más y nada menos que sexto álbum de estudio(¡!), A New Athens, siendo hace tan sólo diez días cuando su último single veía la luz, “Golden Soul”.

La historia de The Bluetones se remonta al año 1994, cuando en un municipio del extrarradio de Londres se juntan Mark Morris, Adam Devlin, Scott Morriss y Ed Chesters. Eran tiempos en los que en los estudios de grabación se estaban fraguando el Different Class de los PULP, el Definitely Maybe de los Gallagher si no había salido al mercado le faltaba muy poco...

En definitiva, la historia del Britpop se estaba escribiendo. The Bluetones como veremos han sabido reinventarse y adaptarse siendo fieles a su estilo, manteniéndose de puntillas en el mainstream del britpop a principios de la década del 2000, muy al contrario que otras bandas que ya hemos comentado en Long-Brit, como Northern Uproar.

El primer LP de The Bluetones sale a la venta en el año 1996. Lleva por nombre Expecting to Fly. Precedido por los singles “Are You Blue or Are You Blind?” y “Bluetonic” , tiene como mérito haber desbancado al mismísimo What’s The Story? Morning Glory del número 1 de ventas de esa semana. Los singles antes mencionados, junto con los temas “Slight Return” y “Cut Some Roug” son algunos de los grandes temas del primer disco de una banda que por aquel entonces ya empezaba a demostrar un gran potencial, tanto a nivel de marketing como musicalmente hablando.

El segundo trabajo de The Bluetones, Return to the Last Chance Saloon, es posiblemente el mejor álbum de los británicos. Un pop-rock hilado fino, junto con una composición minuciosa de cada acorde, permiten que este LP sea uno de los más recordados a la hora de hablar del grupo. Canciones como “If…” o la larga “Broken Starr” resumen a la perfección el espíritu del disco. También es cierto a pesar de que consiguen un sonido cercano al Power Pop, la influencia de Oasis y Blur queda muy patente.

Science & Nature, tercer disco de The Bluetones, se publica en el año 2000. Ya han pasado casi seis años desde la formación del grupo, y se nota que la frescura y el aroma se pierde si te dejas la botella de vino abierta. Este disco busca melodías facilonas, casi cercanas a un poperismo realmente alarmante si viene como es el caso de un grupo con unas raíces musicales que presuponíamos tan arraigadas. Aún así, es un buen disco, se vende con cierta facilidad. Para tomar algún ejemplo representativo, se podría decir que ninguna de las canciones del disco desentonaría en una serie como The O.C. En este caso, me quedo con “Zorro”, "Autophilia" y “Tiger Lily”.

El cuarto LP de The Bluetones se llamaría Luxembourg, y está claro que en el 2003 volver a utilizar la misma fórmula ya cansa a los oyentes. A pesar de ello, el sonido del disco es demasiado noventero en varios temas, sobre todo los que ocupan la primera mitad del disco… "Fast Boy" o "Never Going Nowhere" son algunas de las mejores canciones. Personalmente me recuerdan bastante en este disco a los Fountains of Wayne.

Así es ya en 2006 cuando The Bluetones deciden ponerse las pilas, y sacar algo nuevo y que sea sobre todo atractivo. Su disco homónimo The Bluetones entra con fuerza en los charts de UK, cosechando un gran éxito gracias a una fórmula renovada y a nuevos temas de los que se debe destacar sobre todo mucha fuerza y melodías potentes. ¿No es este el año en el cual los Arctic Monckeys causan furor con su primer disco, después de haber revolucionado el año anterior Myspace? Pues eso. Canciones como “Head on a Spike”, “Surrender”, o “King of Outer Space” hacen mella en los oídos de los ingleses. Asistimos a un renacimiento de la banda, aunque siga siendo britpop.

Este año ha sido el que ha visto el sexto álbum de estudio de The Bluetones, A New Athens. Ha sido un álbum muy criticado desde incluso antes de su lanzamiento, suponiendo ser una auténtica reválida para el grupo, de la cual están siendo aprobados pero por los pelos. La crítica les ha dado la espalda, en parte por los singles tan mal elegidos que han sacado junto con el lanzamiento del disco, para nada representativos del resultado final… Tendremos que ver si en los próximos meses la industria recupera lo mejor de The Bluetones, no lo dudamos.


La discografía de The Bluetones puede escucharse parcialmente en Spotify.