29 de noviembre de 2010

Lbm Crónica: Telekinesis. Sala Clamores. Noviembre 2010

Pin It Ahora!

Siguiendo el hilo de los anteriores posts publicados por mis compañeros, cuando decidimos ir a un concierto y tratar de relatar la experiencia, es importante saber diferenciar muy bien cuándo nos encontramos en un "macroconcierto" y cuando estamos ante un recital más intimista. Me cuesta ser objetiva en este sentido, pero el concierto que ofreció Telekinesis el pasado 16 de Noviembre en Madrid, iba para intimista pero, muy a mi pesar, se quedó en decepción.


¿Los culpables? Una vez más vierto mis acusaciones sobre la propia organización del evento. Puede que la sala Clamores no fuese la más idónea para ver a un grupo más rockero que popero, y puede que el día (un martes por la noche) tampoco ayudase mucho en cuanto al aforo. Por todo esto, entendemos que a los de Seatle les costase conectar desde el principio hasta el final con los alrededor de 20 fans congregados para la ocasión. Aún así, los allí presentes pudimos deleitarnos con la fuerza de su himno "Coast of California" (sin duda, el mejor tema del directo). También sonaron, entre otros, la melancólica "I Saw Lightning" o "Foreign Room", puede que el mejor de su -hasta ahora- único disco homónimo.


El grupo ha sido para mí una de los grandes descubrimientos del año y de la década. Son 3 chavales sencillos, que saben lo que hacen y cuentan con cualidades de sobra para llegar a figurar en grandes carteles el día de mañana. Sin embargo, no están exentos de crítica cuando se trata del directo. El principal problema que encuentro afecta a su líder Michael Benjamin Lerner, quien es el vocalista y baterista al mismo tiempo. Bien es cierto que Lerner no es culpable de sus excelentes aptitudes para tocar la batería, pero hay que tener en cuenta que en la banda no lo hace como un simple acompañamiento más, sino como un instrumento que cuenta con vida propia y juega un rol importante en el resto del conjunto. La cuestión es que Lerner acaba convirtiéndose en una especie de “hombre orquesta”, donde el hecho de llevar la voz cantante y el acompañamiento al mismo tiempo hace que físicamente el movimiento corporal afecte tanto a su voz que ésta acaba por quebrarse e incluso puede llegar a dar la impresión de que realmente está desentonando. Si ya de por sí es bastante complicado el hecho de lograr coordinar la voz con el acompañamiento de cualquier otro instrumento, más aún lo es en el caso de que ese instrumento sea la batería, donde el esfuerzo físico en un simple concierto de una hora es brutal.


Lo cierto es que este hecho es poco común en la mayoría de las bandas. Personalmente, sólo conozco alguna excepción donde el baterista es una voz más de la banda, pero no la principal, como puede ser el caso de Don Henley (The Eagles) o el caso del grandísimo Phil Collins, lo que viene a ser el contraejemplo, capaz de ofrecer conciertos de horas y horas sin que el hecho de llevar la percusión afecte un sólo ápice a su impoluta voz.


Al margen de las inevitables críticas, mantengo la esperanza de volver a ver a Telekinesis en otra sala, con más gente y con un Lerner más curtido, si cabe.


Os dejo con la grabación del tema "Tokyo". Creo que si afináis el oído podéis entender mejor lo que os cuento....




1 comentario:

JRGE dijo...

totalmente de acuerdo... en sus video de directo, le pesa mucho la batería a la hora de cantar... No obstantem tienen un primer disco fenomenal!