18 de febrero de 2011

Fran Healy, concierto inolvidable en Madrid. Gracias Fran.

Pin It Ahora!


Lo de Francis Healy, líder emblemático de los escoceses Travis, ayer noche en Madrid, fue uno de esos recuerdos inborrables que apenas 300 personas llevaremos siempre con nosotros. La gran mayoría de los allí presentes, fans absolutos e incondicionales de TRAVIS. Fans de todos esos albumes y canciones que componen la banda sonora de nuestras vidas. Varios de esos trabajos, nombrados en su día como mejor album del año en los prestigiosos Brit Awards.

Anoche Fran Healy venía a presentarnos su nuevo album en solitario, Wreckorder, y detallista él, contentó a todos los talibanes de Travis interpretando sus viejos éxitos y entrelanzándolas perfectamente con sus nuevos temas. Como él mismo argumentó, en su último directo en Bélgica interpretó solamente su último album y la gente se quedó con ganas de más. Asi que aquí, en su vuelta a España, las cosas iban a cambiar.

Apareció en el escenario pasadas las 22 horas y al igual que en la portada del nuevo album, con ese viejo sombrero y con la mirada de cordero degollado que acostumbra. Para los que no le conozcan, Fran es un hombre cercano, amable y simpático. Su capacidad para interactuar con la audiencia es sencillamente "de libro". Nos contó anécdotas con cada canción al igual que hiciera en la grabación de su último album en directo anterior a Wreckorder, An Evening With Fran Healy & Andy Dunlop.La velada empezó con Holiday, la canción una vez escrita que hizo a Healy recapacitar acerca de la necesidad de escapar de la rutina, de emprender una nueva etapa y por consiguiente, probar con éste nuevo proyecto en solitario.

Pudieran pensar algunos que un sólo hombre con su guitarra encima de un escenario sería un directo un tanto monótono y aburrido. Nada más lejos de la realidad. Fran, en adelante, Paquito, miró la chuleta que guardaba en su bolsillo trasero del pantalón y empezó a sacudir al respetable con uno de sus mejores singles. Writing to Reach You terminó de despertar al público y para cuando terminó la canción, a la practica totalidad de todos nosotros se nos caía la baba de gusto. Mas aún cuando a cada canción le antecedía una anécdota, una explicación. Según Paquito, corría el año 95 cuando él estaba, como todos, enganchado al Wonderwall de Oasis. Comenta Healy que cogió varios de sus acordes y a partir de ahí, probando con su fiel guitarra, surgió la maravillosa Writing to Reach You. Tan sólo un año después, Travis serían invitados a una gran gira con Oasis y al toparse de cara con Noel Gallagher mientras interpretaba dicha canción, Noel, con gesto recio y voz cortante le dijó: "esos acordes, me suenan...!". Fran, nos contó riéndose a carcajada limpia que para colmo, en la letra de la canción se le ocurrió decir la palabra "wonderwall"!. Vaya fenómeno...!. Terminó en éste primer speech comentando que coger acordes de otras canciones y a partir de ahí elaborar nuevas melodías, es algo usual y que incluso los mismos Oasis lo hacían muy habitualmente.

Sonaron Buttercups, sonaron Anything,... pero la gente quería más del repertorio clásico. Antes de darnos la carnaza que estábamos esperando, Healy nos dejó otra de las anécdotas de la noche con su nuevo tema, As It Comes. Paul McCartney, Sir Paul McCartney, iba a grabar con él tocando el bajo en dicho tema. Paquito Healy no se lo podía creer!; llamó a su madre inmediatamente para contárselo y ella, histérica, rompió a gritar cual beatlemaniaca en los años 60. Sir Paul acudió a los estudios con el mismo bajo con el que actuó durante casi toda su etapa Beatle desde sus inicios en The Cavern. Cuenta Healy que incluso dicha guitarra tenía un tracklist pegado en el lateral. Tracklist perteneciente a uno de sus primeros conciertos con los George, John y Ringo. Healy pensó que en agradecimiento a Paul, debería hacer algo. Le llamó a Paul y le dijo que en honor a él, se había vuelto también vegetariano! (jajajaja!).

Fran siguió alternando nuevas canciones con éxitos por todos conocidos como Side o Sing. Ésta última, cómo no, con su propia anécdota. Dice Paquito que se le ocurrió viendo la tele y que en un principio el estribillo de la canción y título iba a ser "swing". Sin embargo, al presentárselo al resto de integrantes de Travis, éstos no parecieron muy convencidos. Swing, para los británicos, tiene una connotación especial, hace referencia al intercambio sexual entre parejas. Así que había que buscar una solución. En una de éstas ocasiones, Fran se equivocó al cantarla y pronunció "sing". El resto de miembros de Travis corrieron rápido al rescate y vieron claro el cambio: la original "Swing" terminaría siendo "Sing".

Siguió haciendo disfrutar a la gente entre música y monólogos. Nosotros con él, cómo no, encantados. Tuvo incluso el detalle de hacer unos últimos 20 minutos de peticiones para el público. La gente le pidió My Eyes, Driftwood, Happy,... Todas ellas las interpretó con mucho gusto. Es una leyenda del pop británico y si embargo, obviando muchos estereotipos, es sumamente cercano y atento con la gente (incluso un foco que daba de cara a parte de los presentes en las primeras filas fue suficiente como para que Fran parara el concierto y pidiera por favor, que cambiaran dicha iluminación).

Una chica en esas primeras filas le pidió una de sus primeras composiciones, Beautiful Bird. Él comento que ni se acordaba de cómo era porque terminó de sacarla del repertorio hace muchos años y francamente,  terminó por darle verguenza la cursilada de letra que en su día compuso. Nos contó que a mediados de los 90, en la casa de unos amigos, fue invitado a una fiesta muy "cool" en la que había muchos artistas, escritores, cantantes,... Él aún no tenía ningún grupo pero había empezado a componer. Entre los asistentes a la fiesta, miembros de los hoy célebres Belle & Sebastian (con Stuart Murdoch, al parecer, guardaba buena relación a pesar de las críticas desacertadas de éste último sobre los primeros trabajos de Healy). Más tarde, reunidos varios de éstos artistas en una habitación de la casa, le invitaron a tocar algo. "Yo?, no..., yo no...!", respondió Fran sonrojado por el momento. Tras hacerse un poco el remolón, terminó tocando Beautiful Bird. La gente en un silencio total, se quedó prendado de la capacidad de emocionar que tenía Healy a la guitarra. "Cómo era tu nombre...?", le preguntaron varios de los artistas allí congregados anticipando un futuro brilante para aquél joven escocés. Ni que decir tiene, que terminó cantándola para deleite de muchos de nosotros.

La noche terminó con Flowers in the Window y la gente coreando a voz rota su jovial melodía para terminar quedándonos todos afónicos con Why Does it Always Rain On Me. Final apoteósico para una noche que será largamente recordada por los allí presentes.

Hoy hay grupos que llenan estadios y cuya existencia no se podría concebir sin la aparición antes de Travis, por ejemplo, Coldplay. The Man Who y The Invisible Band son dos obras absolutamente trascendentales en las últimas décadas del pop en las Islas Británicas. Lo vivido ayer, para todos los amantes del género, es una efeméride dificilmente fácil de olvidar. Quién me hubiera podido decir a mí que cuando escuchaba Travis con 13 o 14 años, iba a tener la fortuna de estar con su líder, a no más de 5 metros, recordando todas esas canciones.

Gracias Fran, por tu música. Gracias también, por ser cómo eres.

Crónica diario EL País: http://www.elpais.com/articulo/cultura/alma/Travis/elpepucul/20110218elpepucul_2/Tes
Crónica jenesaispop: http://jenesaispop.com/2011/02/18/fran-healy-sala-ramdall/

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por la critica/reseña del concierto.

Fue algo mágico y creo que irrepetible.

Sabía que era un gran musico, pero desconocía su faceta de showman.

El mejor y mas cercano concierto posible por solo 25 euros, gracias Fran!

JRGE dijo...

La verdad que fue increible! yo ya le había visto dos o 3 veces antes y sabía que el tío era un crack y super simpético... pero lo del otro día fue impresionante!!

JRGE