14 de febrero de 2011

Kanye West lo vuelve a hacer

Pin It Ahora!

En numerosas ocasiones creamos barreras a nuestro alrededor para delimitar ciertos matices dentro de un área poniendo etiquetas, de forma que, al extraerlo del todo, simplificamos su comprensión. En biología serían las familias; en música, los estilos. Pero ¿qué hacer cuando un “animal” como Kanye West firma un trabajo como “My Beautiful Dark Twisted Fantasy”? ¿Un disco de hip hop con Bon Iver y Ratatat?


Estamos ante una obra faraónica, tanto por su producción como por el desarrollo de las ideas, amén del plantel de acólitos y admiradores que ha ido cosechando como productor o con los que ha colaborado (The Dream, John Legend, Nicki Minahj, Elton John, Alicia Keys, La Roux, Raekwon o Kid Cudi entre otros).

Desde el comienzo el “sueño de West” crea paisajes oníricos, una imagen sónica con capas y capas de voces, instrumentos, cajas de ritmos, Auto-tune y flow a raudales.
La versatilidad estilística, mezclando blues, jazz y soul con los beats más feroces y chelos guitarras y voces angelicales cuando procede, así como la intuición e instinto musical de West (además de su ego) han eclosionado en esta obra magna, dejando su 808’s como un traspié. Aunque un servidor lo ve como un boceto, una prueba del nuevo  rumbo.   
El universo West te invade desde “Dark Fantasy” creciendo en “Gorgeus” más en la línea de “Late Registration“ o “Graduation”, para alcanzar lo que Dylan llamaba el “sonido total” en “PowerAll up the lights”, seguida de la agresiva “Animal”, que da paso a una cadencia: “Runaway”, un tema de facturación perfecta y estética preciosista que disminuye la velocidad hacia el ocaso del disco. 
Sin duda alguna, una obra imprescindible e inclasificable dentro de las barreras de la música negra. Ambición y talento. Mr. West no conoce la palabra límite.
(By The Doctor)


Aquí podemos ver la película macro vídeo clip. Todo un lujo:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un pepino, abre las puertas de una década es una invitación a usar la cabeza y la creatividad en vez de recurrir a fórmulas manidas. Que buenas críticas Doctor! como te las marcas...

Anónimo dijo...

gracias por acercarnos a este tipo de música de una manera tan amena y personal. no dejaremos de seguirte la pista Doctor!