11 de julio de 2011

¿Atrapado por su pasado? Dave Grohl, una historia de rock

Pin It Ahora!
Introducción (Por Rodrigo Arias)

Ocho meses después de no tocar un instrumento tras la muerte de Kurt, Dave Grohl se levanta una mañana y decide grabar en un estudio cerca de su casa varias canciones que había venido componiendo desde hacía tres años cuando tocaba con Nirvana (algunas ensayadas con Kurt a la batería). Ese casette se convertiría meses después en el primer disco de los Foo que, en principio, Grohl no enseñaría a nadie.

En el concierto despedida de Sunny Day Real Estate, Dave Grohl propuso a Nate Mendel (bajista) y al batería William Goldsmith formar un grupo con él. Para la segunda guitarra, Grohl contaría con Pat Smear, cuarto miembro de Nirvana. Editaron el disco que Dave grabó íntegro en solitario bajo el nombre del grupo Foo Fighters e hicieron una gira de más de doce meses de duración.

Cuando entraron a grabar 'The Colour And The Shape', su segundo disco, Dave Grohl regrabó en un estudio de Los Ángeles todas las baterías de Goldsmith, ya que no le gustaron las tomas que el ex-Sunny Day Real Estate grabó en Seattle y, a pesar de ofrecerle ser el batería de la banda para la gira, Goldsmith abandonó el grupo indignado. Fue entonces cuando llamaron a Taylor Hawkins, batería de Alanis Morissette. Taylor, no dudó en unirse al grupo a pesar de que, por aquel entonces, Alanis Morissette era mucho más grande que los Foo, y se convertiría con el tiempo en el mejor amigo de Grohl.

A la semana de entrar el nuevo batería, Pat Smear abandona el grupo cansado de tanta gira de conciertos. Dave Grohl llama automáticamente a Franz Stahl, líder de Scream, la banda que Dave Grohl dejó para entrar a formar parte de Nirvana. Durante un tiempo, Franz guardaría rencor a Dave por dejarle por Cobain, pero se reconciliaron y al cabo de los años pasaría a formar parte de Foo Fighters.

Harían la gira del disco y al entrar a grabar 'There Is Nothing Left To Lose', el grupo no congeniaba musicalmente con Franz, por lo que acabaron echándolo y grabarían el disco como trío.

Pero para el directo necesitaban otra guitarra y a falta de más amigos a los que recurrir, hicieron una audición en la que entraría en el grupo Chris Shiflett tras rechazar una audición con Guns N'Roses por preferir al grupo del ex Nirvana. Chris había teloneado años atrás a Scream (la banda de Grohl y Franz Stahl) con su grupo No Use For A Name en un pequeño club de Seattle. Este vínculo de la escena punk underground de Seattle supondría un papel determinante para formar parte de la banda, además de sus cualidades como guitarrista solista que convencieron a los Foo Fighters. Con Chris harían la gira del tercer disco y grabarían 'One by One' (cuarto disco), con el que telonearían durante meses en USA a los Red Hot Chili Peppers en la que sería su primera gira de estadios.

En esta gira empezarían a transformar sus conciertos en shows, algo que gracias al enorme éxito que cosecharían posteriormente, ya no abandonarían. El siguiente disco, 'In Your Honour', doble CD (eléctrico y acústico) hizo que Pat Smear retornara a la banda como apoyo para los conciertos acústicos. Finalmente se quedó como tercer guitarrista, pese a los temores de Chris de ser reemplazado como guitarra solista, completando la formación que ya no ha variado hasta hoy. In Your Honor daría paso al disco 'Echoes, Silence, Patience and Grace' con el que culminarían la gira en junio de 2008 ante 85.000 personas en Wembley con Jimmy Page y John Paul Jones (Led Zeppelin) de invitados estrella, en el que fue el punto más álgido de la banda.

Después de alcanzar tal cota de éxito, Dave Grohl quiere hacer algo especial para su nuevo disco, por lo que decide grabar 'Wasting Light' en el garaje de su casa, en analógico y con Butch Vig como productor, con el que llevaba sin trabajar 20 años desde el Nevermind. En el disco colaboran Krist Novoselic, de Nirvana, (en 'I Should Have Known'), Bob Mould de Hüsker (en 'Dear Rosemary') y Rami Jaffe (teclista que también les acompaña en directo). Antes de la salida del disco, darían varios conciertos sorpresa en salas pequeñas en USA para los que avisarían a sus fans por redes sociales pocas horas antes del concierto. Después darían varios conciertos en garajes de casa de sus fans americanos para posteriormente dar dos conciertos exclusivos en Londres con motivo de los NME Magazine Awards y comenzar la gira mundial en 2011.

LBm Crónica: Concierto Foo Fighters. Madrid. Julio 2011


En menuda tesitura me encuentro. Cómo criticar a Dave Grohl, que es capaz de llenar el Palacio de los Deportes, que ha coescrito el disco de los '90 por antonomasia ('Nevermind', Nirvana), que me ha hecho tocar el cielo con Them Croocked Vultures junto a Josh Homme y John Paul Jones, que ha sido un músico de referencia durante 20 años juntando varias generaciones en sus conciertos sin sonar a revival, que toca para 130000 personas dos días consecutivos en Milton Keynes (Londres), que hace una gira de promoción para su último disco tocando en garajes de fans para 100 personas a lo largo de USA, que mantiene la ilusión de un chaval con su primer grupo dándolo todo en el escenario, que hace conciertos de 3 horas, que sigue siendo el músico cercano agradecido, que vuelca su creatividad en múltiples proyectos paralelos (véase 'Probot', su disco de homenaje al metal). En definitiva, el artista que cuenta con la simpatía y el respeto de toda la comunidad rock. Nada que criticar, pero mucho que reseñar.

La propuesta de Grohl con Foo Fighters está lejos de ser la mejor cara del artista. Su música se encuentra huérfana de generación siendo inubicable en ningún movimiento: el pop de sus discos se convierte en crudo rock en su directo, falto, eso sí, del punch de guitarra (una pena con 3 guitarristas sobre el escenario). Su estilo es accesible, pudiendo ser utilizado como estandarte de autoafirmación de cualquier adolescente, aunque no podría compararlo con Ramones o Sexpistols (cuyas camisetas poblaban el Palacio de los Deportes).

"Bridge Burning" fue el comienzo de la actuación y al menos 7 temas más del nuevo disco fueron interpretados, aunque, como es habitual en una banda con 14 años de trayectoria, los más coreados fueron los clásicos: “Learn to Fly” “Breackout”, “Monkey Brench” y “All My Life” que fue la despedida antes de los bises. En el periodo de espera a que saliera de nuevo la banda se pudo interactuar con el backstage por medio de una cámara de visión nocturna que enfocaba a Grohl y los suyos animando al público para que pidiera más temas, hasta un total de 5, empezando por “Wheels", que forma parte de un EP y que Dave interpretó en solitario con el micrófono situado en la línea de medio campo. Uno de los mejores momentos fue la versión de “Young Men Blues”, de Mose Allison, que interpretara con “The Who” en los NME Music Awards y una sorprendente “Tigh Yourmother Down” de Queen.

Si nos ceñimos al show, debo decir que se sacó el máximo partido a todos los temas que se tocaron (que cada uno interprete). Con un sonido decente, falto en algunos momentos de fuerza, desmenuzaron lo más granado de su trayectoria, dejando algún tema en el tintero.

La banda, que se debería llamar “Dave Grohl Band”, debido al escaso peso en el escenario del resto de los músicos, suena compacta y sólida, y el desarrollo del concierto nos dejó algunos clichés de la cultura rock, que supongo que a los mas jóvenes les sabrán a nuevos...

Después de lo observado en un agotador show de 2 horas y 45 minutos es obvio que estamos ante un hombre que es capaz de, con ganas, tesón y talento, echarse un grupo a su espaldas, y lo que es más aun, vencer la alargada sombra de Nirvana para llevarnos a una propuesta diferente en lugar de acomodarse y regodearse en la nostalgia.

Como rezan las camisetas del merchandising:

“Rock & Grohl”


4 comentarios:

JRGE dijo...

buenisimo articulo..!

Galdo dijo...

Articulazo! Una de las cosas que más he leído estos días sobre el concierto fue una vez más (siendo reincidente en este tema el Palacio) el lamentable sonido de la primera parte del concierto... veo que te quedas en un "un sonido decente, falto en algunos momentos de fuerza" (sic).

Interesantísima introducción, los Foo Fighters nunca han sido santos de mi devoción, y hasta que lo he leído, Grohl era para mí tan solo un ex-nirvana...

JRGE dijo...

Están pasando estas semanas en CanalPlus Xtra un documental llamado Back And Forth de los Foo Fighters... imperdible!

James dijo...

A very interesting vision of the concert. Congratulation!!!!!