26 de septiembre de 2011

Historia de una obsesión (II)

Pin It Ahora!
Si la primera época de Spector definió un estilo por década, la segunda constituyó una amalgama de propuestas de lo más heterogéneo. Con el control absoluto del sello Warner, Spector sacó varios singles de escaso éxito con Cher y con CelineDion, editó Born to be with you, machacado por la crítica, pero alabado por muchos artistas, entre ellos, Springsteen (Bruce no Buffalo).



La escasa capacidad para aceptar ideas externas y su nulo sentido de la autocrítica le crearon graves conflictos en sus grabaciones de los 70’ . Así, en Death of the ladies gentlemende Leonard Cohen (1977), cambió el registro de Cohen, del acústico al muro de sonido (su sello personal) encerrando a Leonard en un cuarto literalmente para poder remezclarlo él solo en privado.

El canadiense dijo posteriormente que, aunque el trabajo era “grotesco” en su concepción, la forma era casi de virtuoso. Ésta fue la segunda vez que Spector trabajó con Dylan, aunque de forma indirecta, pues participó en el disco cantando también con Allen Ginsberg.

Posteriormente grabó con los Ramones "End of the century" (1980), que contiene Rock & Roll High School y Do yo remember rock & roll radio? Además de la versión de Baby I love you, que había producido anteriormente con las Ronettes.


Jonhy Ramone reconoció que era un productor déspota y muy exigente. Después de varias horas de grabación para salir al corazón del underground neoyorquino, Phil se sentó delante de ellos en la mesa del estudio, cogió su arma, la cargó, quitó el seguro y les dijo: ¿De verdad que tenéis que iros ahora?
Veinte años después y tras una época de sombrío aislamiento, una nueva hornada de músicos rescataron a Spector de su suntuosa mansión para hacer algunos trabajo. Más motivado por la búsqueda del reconocimiento que por necesidad artística, espiritual o económica, Phil se puso a los mandos de Starsalior en 2003 en Crying for Jonh Lennon (homenaje 2006) y colaboró con Mutya Buena y con la desaparecida Amy Winehouse en el single B boy baby (2007). Ahí acabo la carrera de Spector.


En 2003, Lana Clarkson fue encontrada muerta en su casa de Alhambra (California). En un principio se apuntó a un suicido (la clásica depresión de actriz entrando en la madurez), pero en 2007, un testimonio de su chófer sirvió para reabrir el caso. En éste se narraba la salida de Spector de la casa de Lana diciendo “creo que he matado a alguien” con las manos ensangrentadas.
Después de abonar una fianza de un millón de dólares, Spector, aquejado de Parkinson, organizó un drama en los tribunales con la intención de hacer pensar al jurado que estaba juzgando a un hombre débil, enfermo e incapacitado.

No obstante, el 29 de marzo de 2009, Spector, con 72 años, era condenado a 19 años de prisión por asesinato en primer grado.








Mientras leemos estas líneas, el hombre al que consideran el productor más grande de la historia del pop, capaz de crear sonidos maravillosos, de despótico carácter, capaz de concebir la belleza más elevada y demostrar la vileza más baja, se pudre en la cárcel de San Quentin, donde cumplen condena, entre otros, Charles Manson, sufriendo además una terrible enfermedad.


Triste final para un ser que, sin conocerlo, se nos ha hecho cercano con su maravilloso don y ha formado parte de nuestras vidas.
Actualmente, el gran Al Pacino se encuentra rodando la película en la que encarnará a Phil Spector a las órdenes de David Mamet. Personalmente, no creo que con este biopic (película biográfica) consigan hacer un final “made in Hollywood” para la historia de su vida, pero no siempre las grandes historias tienen bonitos finales.







2 comentarios:

James dijo...

An article very you be interested in them. Very good!!

Oscar dijo...

Estupendo articulo!!!,se sabe si en la carcel hace algo de musica?