16 de mayo de 2012

¿Qué es la ZPAE?. Madrid se muere...

Pin It Ahora!

Además de la "prima de riesgo", los madrileños, a partir de ahora, deberemos de manejar otro concepto con soltura: ZPAE. La conocida como Zona de Protección Acústica Especial es al ocio nocturno en Madrid lo que son los recortes de la UE al Estado de Bienestar de muchos de los países del Sur de Europa, una soga al cuello.

El ocio de Madrid vive expectante ante una normativa proyectada por el Ayuntamiento según la cual, un local de 400 personas de aforo debería invertir 2,4 millones de euros para comprar 40 plazas de aparcamiento o gastarse en alquileres 72.000€ al año (suena, como poco, a película de ciencia ficción).

Tras la publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid del texto de la aprobación inicial del Ayuntamiento de Madrid de la Declaración del Distrito Centro como Zona de Especial Protección Acústica y la apertura del periodo de exposición pública, la Plataforma Empresarial del sector Ocio de Madrid, con el apoyo de CEIM y la Comisión de Turismo de la Cámara de Comercio, se han puesto manos a la obra para tratar de impedir tal atropello. 
Según estos últimos y en una rueda de prensa del pasado mes, "resulta inaudito que en un momento de profundas dificultades económicas, y en el que las administraciones dirigen sus esfuerzos al impulso y dinamización de la actividad empresarial, la ZPAE del centro de Madrid se convierta en una herramienta para limitar y restringir la actividad de las PYMES y del sector turístico".

Parece evidente la posición de quienes protegen la viabilidad de estos negocios en Madrid. Pero, ¿por qué el Ayuntamiento toma esta media?. La justificación de la ZPAE no es más que disminuir el ruido y la contaminación acústica en el centro de la capital. Sin embargo, ¿son los bares y discotecas los principales causantes?. La respuesta es clara y contundente: NO.

Según el Estudio Psicosocial del Ruido Ambiental en Madrid, la contaminación acústica relacionada con los establecimientos de hostelería ocupa el noveno lugar en el ranking del ruido, muy por detrás del provocado por el tráfico, servicios de limpieza, atascos y aglomeraciones puntuales de público. Y lo más esperpéntico de todo... la Gran Vía madrileña no aparece en dicha zona conflicto (?). Si alguien conoce Madrid un poco, que me lo explique... 

A todo ello se le suman la difícil concesión de licencias que impedirá cualquier obra de remodelación o ampliación de los locales, lo que provocará el deterioro y abandono de los establecimientos hasta completar la caducidad de dichas licencias. Conflicto, este último, que ya hace tres o cuatro años trajo el cierre de numerosos y emblemáticos locales en Madrid, alguno de ellos bandera de la cultura musical en nuestro país, por ejemplo, Bogui Jazz
Habría otro punto de interés con el que podríamos terminar rematando la faena: la disminución de horarios para bares y discotecas. Con este último, sólo de pensar lo que por ahí se comenta, me recorre el cuerpo un sudor frío... (estamos a la espera de más información al respecto).

En definitiva, se cree que la declaración de Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) del distrito Centro acarreará el cierre de cerca de 1.500 empresas en dos años, datos que sumados a los malos tiempos que vivimos desde el plano económico y laboral, hacen del futuro a corto, medio plazo, del Madrid nocturno, una pesadilla dificilmente digerible que aún está por llegar. 

Chueca, Alonso Martínez, La Latina, ... Madrid se muere (una vez más).



+info: Plataforma Empresarial del Sector del Ocio de Madrid  
twitter: @JRGE09

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas tardes.
Soy un vecino de La Latina.
Ante la nota de prensa que han sacado los hosteleros de zona centro sobre la propuesta de Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) del Ayuntamiento de Madrid, tengo que comentar:
Nuestro barrio ha degenerado terriblemente en los últimos diez años fruto de la negligencia del Ayuntamiento de Madrid en permitir la apertura indiscriminada de locales de hostelería muy poco respetuosos con el barrio, con los vecinos y con la calidad del comercio que deberían ofrecer.
La Latina se ha convertido en un lugar inhabitable de jueves a domingo, y cualquier día de fiesta.
La permisividad de los hosteleros al dejar sacar copas a la calle, unida a la Ley del Tabaco de hace dos años hacen que las puertas de los locales sean un corrillo permanente de clientes bebiendo, fumando, riendo y hablando en voz alta como es costumbre arraigada en España.
Los empresarios de hostelería lo permiten pues, sin tener que pagar terraza al Ayuntamiento, consiguen aumentar el aforo de su local con toda la fachada y en algunos casos una parte importante de la calle.
La moda de ir a beber a La Latina es tal que, entre la juventud, se ha acuñado el verbo "latinear". La cantidad de gente que está por las calles con copas de los locales (aparte de los que las consiguen de los denominados "lateros") hacen que los aseos de los locales se queden pequeños y llevamos varios años con una maravillosa y extendida costumbre de mear en la calle. Antihigiénica y maloliente costumbre que se prodiga sin pudor entre ambos sexos.
Es radicalmente falso que los hosteleros de la zona no tengan nada que ver con este deterioro del barrio donde, hace una década, se podía vivir.
Es cierto que también se consiente el botellón, pero ante esto, la policía municipal si actúa.
Donde no encontramos respuesta es ante la cantidad de denuncias semanales por mala praxis de los hosteleros: música en locales que no tienen licencia para ello, puertas abiertas, venta de bebida para la calle, no respeto de los aforos de los locales, no cierre a las horas límite de la normativa, etc., etc.
Yo invito a todos estos Sres., que se rasgan las vestiduras, a "vivir" un fin de semana en mi casa.
Perdonen que firme con pseudónimo.
Arcamar

JRGE09 dijo...

Muchas gracias por su aportación.

Si no es inconveniente, nos gustaría igualmente publicar esto en un artículo para dar a conocer la, por supuesto, también válida y acertada opinión de un vecino ante este problema.

Un saludo,

Ricardo Delgado dijo...

lamento decirle que desconoce como funciona el tema de las licencias de hostelería en madrid.

Roberto Mh dijo...

Creo que a alguien le ha dado una rabiñeta porque se siente mayor y no puede jugar con los pequeños, ¡pobre!.
Lo único que hace la juventud es intentar seguir viviendo mientras el gobierno le intenta cortar las alas de la libertad, la creación y el disfrute.
Pero a usted eso no le preocupa, porque tiene todo lo que usted quiere en casa, ¿verdad?
Los caciquismos y las malas políticas existentes no hacen sino que llevarnos hacia el "si no es bueno para mi negocio, no lo quiero" y a sus votantes les dan pequeñas leyes limosna para que se sientan bien y no vean que están tirando piedras contra su pobre tejado.
Mientras unos intentan destruir, otros encuentran nuevas formas de expresarse.
Intentarán matar la cultura mientras ellos tararean a Wagner en su cabeza. Hipócritas

Marino dijo...

Si no quereis ruidos iros a vivir a la montaña. Si vivis en la ciudad hasta cualquiera sabe que es una zona muy transitada de viandantes y sabe que antes o despues va a tener molestias por esto. "Quiero vivir en opera pero que no me hablen abajo" nos ha jodido. Ya sabiais a lo que os exponiais cuando comprasteis vuestra casa.