16 de agosto de 2012

Miniature Tigers, mejor con un mojito

Pin It Ahora!

Miniature Tigers es una banda de Phoenix, que goza de gran prestigio en Estados Unidos principalmente por ser el grupo que casi-es-Of-Montreal. Influencias claras aparte, este trío se ha especializado en un dream-pop cuyos principales temas se degustan mejor con unos buenos mojitos en una terraza cool a orillas del atlántico. Actualmente se les puede ver por pequeñas salas de conciertos en su actual ciudad, Nueva York. Se dieron a conocer en 2006, año por excelencia del boom Myspace.

Miniature Tigers. Fuente Imagen

Su primer album, Tell it to the Volcano (2008), cosechó grandes alabanzas y buenas críticas gracias a once temas de corta duración, pero que exprimían melodías buenrollistas y dejaban a los que lo escuchaban con un regusto dulzón y una sonrisa de oreja a oreja. En este disco, antes que a Of Montreal, nos recuerda más a unos primerizos The Spinto Band, con diferencias salvables, sin tener claro hacia qué grupo inclinar la balanza. Esgrimiendo sonidos más puros que los que podríamos escuchar en posteriores lanzamientos, tema a tema se desgrana sin pretensiones para que inconscientemente se pulse al final la tecla de repetición del disco. Sí, escuchando Tell it to the Volcano se consigue la sensación de que la vida puede ser maravillosa. Este mismo año sacan al mercado una pequeña joya en forma de EP, White Magic, con cuatro temas en los que destaca la canción Dino Damage, incluida en el álbum.


2010 sería el año en que lancen dos discos. El primero de ellos, FORTRESS, hace más evidente las influencias que comentábamos. Con ligeros toques synth-pop, singles como Lolita les hace despegar en los circuitos alternativos e independientes de USA. De muchos de sus temas se desprenden notas y acordes más propios de grupos surferos de California, pero claro, siendo de Arizona es inevitable que no se les pegue algo del estado vecino. El segundo álbum de 2010, Tuffles, es prácticamente una extensión del anterior. Quizás deberían de haber lanzado un único LP, y varios de los temas de ambos discos lanzarlos como caras B. Este formato de lanzamiento recordemos que tiene bastante éxito en los países de habla anglosajona. En 2010 también formaron parte de la banda sonora de la película Easy A, traducida aquí por algún chafalmejas erudito como Rumores y Mentiras.


El 6 de marzo de este año lanzaron su último disco, Mia Pharaoh. Es de los cuatro el más flojo, por el principal motivo de que no han conseguido aportar nada significativamente nuevo desde los anteriores si quitamos toda la parafernalia electro que han metido con calzador. Aún así, cuentan con algunos buenos singles, como Cleopatra, pero dan la sensación de que da igual que el disco tenga 11 canciones de tres minutos, o tres canciones de 11 minutos, todo suena uniforme y compacto. Es la diferencia entre comer un cocido con un vuelco, como se sirve a los niños para que pasen los garbanzos con la sopa, o degustarlo placenteramente con tres vuelcos, como debe de ser. Además, los arreglos electrónicos que plagan el disco les acercan a unos Friendly Fires descafeinados y monótonos. Lejos queda ese grupo dream-indie-folk-popero de los anteriores lanzamientos.


De cualquier modo, si no los conoces, es un grupo muy recomendable que te alegrará las largas tardes ociosas de verano (para quien tenga la suerte de tenerlas).