17 de octubre de 2012

LBm Crónica: Wilco, dos orejas y rabo. Por la puerta grande en Vistalegre (Madrid).



Pocas veces se tiene la sensación de ver a un Jeff Tweedy feliz, alegre e incluso divertido. Ayer en Madrid, pese a lo desangelada que viste la pequeña sala del Palacio de Vistalegre, Wilco volvieron a dejar claro que hoy por hoy y sin ninguna duda, son la mejor banda de música en directo del planeta encima de un escenario. Música sin pulseras de colores, sin grandes teatralidades, sin pantallas gigantescas, sin ovnis y sin ningún añadido superfluo mas que cuatro guitarras, unos teclados y una batería. 

Cerca de 3.000 personas se dieron cita en estos "Conciertos Sublimes" para, durante dos horas largas y varios bises, terminar extasiados ante la banda de Chicago.
Todo empezó con el guitarrista Nels Cline pidiendo perdón con un gesto de manos ante el respetable (el concierto se retrasó 20 minutos más allá del horario previsto) y como si la banda estuviera en deuda con los asistentes ante una circunstancia nada habitual en ellos, la maquinaria pesada comenzó con la primera canción, la irrepetible Ashes of American flags ("All my lies are always wishes / I know I would die if I could come back new"). Tras esta, un contundente muro de sonido para presentar su Art of almost (qué contundencia, qué barbaridad!).
Todo transcurría con normalidad: cientos de rostros a nuestro alrededor con la boca abierta mirando el escenario como si allí mismo se hubiera presentado el mismísimo Jesucristo. Las caras de asombro (una vez más) no terminaron hasta que el respetable explotó y reventó a aplaudir seguidas veces uno de los momentos más brillantes en todo directo de Wilco, los cuatro minutos del solo de guitarra del señor Nels Cline en Impossible Germany. Nels, siempre sentado a la derecha del Padre (Tweedy), estuvo como nos acostumbra: eléctrico, epiléctico, sus acordes sonaban como un avión F-16 volando a ras de suelo. Monumental, absolutamente monumental.

Seguidamente se sucedieron canciones tanto de su último álbum (The Whole Love) como algunas canciones de sus primeros trabajos. Born alone, Hummingbird, Passenger side, Heavy metal drummer, Capitol City, Kamera, Box full of letters,... un hermoso y notable viaje cual pasaje aleccionador sobre lo mejor del repertorio de música norteamericana contemporánea. 

El respetable calentó voces haciendo coros con Jeff en Dawned on me ("I can't help it if I fall in love with you again / I'm calling just to let you know it dawned on me"), se dejó asombrar por los estruendos de batería y la afinada melodía de fondo en Via Chicago y terminó siendo animado por el propio Tweedy a cantar a cappella la muy reconocible y angelical Jesus etc ("Tall buildings shake
Voices escape singing sad sad songs / tuned to chords / Strung down your cheeks / Bitter melodies turning your orbit around"). La jovial Hate it here con sus tintes de soul ancestral, fue otra de las joyas que la banda preferida del presidente Obama nos quiso regalar como colofón final.

Un concierto, como casi todos los de la banda de Chicago, magistral y brillantemente ejecutado. 
Wilco...y todo lo demás.




twitter: @JRGE09 / @LONGBRIT / @Wilco


2 comentarios :

Anónimo dijo...

Siempre hubo clases! Muy buena cronic George!

Lu

JRGE09 dijo...

;D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...