30 de julio de 2012

Toby Martin, ex-Youth Group, debuta en solitario. Forever Young.

Pin It Ahora!

Skeleton Jar, Forever Young (cover), Under The Underpass, Someone Else´s Dream, Shadowland,... fueron pocos álbumes pero numerosos singles de gran recuerdo. Youth Group, formación de origen asutraliana, puso fin a su bonita historia como banda tras el lanzamiento de su último largo en 2007, The Night Is Ours.


Pasaron años sin saber nada de ellos. Parecía normal que algún proyecto surgiera por parte de alguno de sus jóvenes miembros y en este verano de 2012, al fin, tenemos lo que desde hacía mucho tiempo andábamos pidiendo.

Toby Martin, guitarra, voz y líder de los australianos, recientemente dio a conocer un adelanto de su primer álbum en solitario, Love´s Shadow. Su lanzamiento oficial, para este 27 de Julio.
Dicho trabajo, fue escrito por Martin a caballo entre Sydney y Nueva York, producido por Tim Kevin (el mismo de Youth Group) y mezclado por Mark Nevers (Bonnie Prince Billy, Silver Jews).
Pero, y ¿de qué hablan sus canciones?. Pues de lo de siempre, de las historias y narrativa que pueda llegarnos bien adentro, de lo que nos entusiasma y nos hace sentirnos bien vivos. En sus propias palabras: "The characters that inhabit these places are invariably lost and lonely – wounded by love, but, despite their better judgement, romantics". Sobre las influencias que han inspirado este, su primer trabajo en solitario, el artista se nos confesaba de la siguiente manera: "We got excited by Randy Newman, Scott Walker, Lou Reed’s ‘Transformer’, Bill Callahan, Todd Rungren, John Lennon’s solo albums, Go-Between’s ’16 Lovers Lane’, ‘Gershwin’ chords, the idea of the 1970s, Helen Garner, Lorrie Moore and Frank O’Hara".

Martin igualmente afirmaba en su propia página web la intención de componer un álbum diferente a lo que en Youth Group pudimos disfrutar hace años. Pues bien, parece que no lo ha conseguido del todo. Estamos de enhorabuena!.



+info:  http://tobymartin.com.au/
twitter: @JRGE09 / @LONG_BRIT


26 de julio de 2012

Bury Me A Lion, el rugido de las calles de Nueva York.

Pin It Ahora!


Algunos volvemos ya de nuestras primeras vacaciones con las pilas bien recargadas y por ello esta vez volvemos a declinarnos por la contundencia de unas buenas guitarras bien apuntaladas para la ocasión.
Es el momento de presentar en sociedad a una novedosa banda de indie rock denominada Bury Me A Lion.

Su nuevo trabajo lanzado el pasado Abril, Year of the Lion, parece ser el punto de inflexión definitivo para el despegue de un conjunto que si bien siempre contó desde sus inicios con una gran legión de seguidores, nos habían pasado totalmente desapercibidos hasta la fecha. 
A veces recordando a unos primitivos Strokes y otras veces, a la nueva cara de The Walkmen. En ocasiones, buscando acomodo en medio de sus canciones con influencias más propias de los Smiths. 

Los de Nueva York no paran y dicen estar trabajando en otro nuevo EP. Van a dar mucho que hablar y aquí y ahora es momento para que le des al play y te dejes llevar.
Banda a seguir muy de cerca.



+info:   http://burymealion.bandcamp.com
twitter: @JRGE09 / @LONG_BRIT

24 de julio de 2012

LBm Crónica: Heineken Jazzaldia 2012, calidad de vida (y de música).

Pin It Ahora!
El habitual notable del Heineken Jazzaldia rozó el sobresaliente en una 47 edición marcada por el fenomenal tiempo y la gran afluencia de público a una de las citas imprescindibles dentro del circuito nacional. 

Allí estuvimos para tratar de informar sobre lo que principalmente aconteció estos días en el Escenario Verde de la juvenil playa de la Zurriola. Junto al Kursaal, ya son muchos los que se acercan con nosotros, como cada año, para escuchar las diferentes propuestas que la organización dispone como alternativa para los menos diestros en el arte del jazz. Por ello, los que desde hace años venimos contando lo allí sucedido, presumimos ante nuestros compañeros en Madrid de un festival a orillas del Cantábrico en el que, entre otros, hemos visto a eminencias como Dylan, Patti Smith o B.B. King y a muchas otras bandas de las que solemos hablar como Kings Of Convenience, The War On Drugs, Divine Comedy o The Pains Of Being Pure At Heart.
Esta edición de 2012 no iba a ser menos (más de setenta actuaciones gratuitas con doce escenarios por toda la ciudad) y allí nos encontraríamos con grandes nombres como Sharon Jones, viejas glorias como The Waterboys y nuevas formaciones como Alabama Shakes.

Empezamos inaugurando un Escenario Verde con el entusiasmo de por fin ver en directo a los norteamericanos Alabama Shakes. Estuvieron enérgicos, contestones y esforzados. Gustaron pero tan sólo para gran ovación. Las orejas y el rabo se le quedaron algo lejos. La cantante, Brittany Howard, maravilló con su voz y la fiesta de rock sureño quedó marcada con gran nota. Son una de las sensaciones de este último año y su fantástico álbum "Girls & Boys" pone de manifiesto lo que en Donosti pudimos corroborar este pasado jueves: no sólo de pop y rock cocinado vive el hombre. 
Brittany, adorable con nosotros tras el concierto. Así da gusto...


A continuación llegaba la diva del soul, un torbellino encima del escenario, ella sabe cómo ganarse al público y todo caché pagado por su directo queda siempre debidamente amortizado. Sharon Jones apareció en la playa de la Zurriola con una banda de músicos de totales garantías, The Dap Kings. Bailó, cantó, sacó varias veces al público encima del escenario,... un auténtico huracán pasó aquella noche de soul y funk por la Zurriola. Vestida de color champagne y ya a altas horas de la madrugada, Sharon Jones firmó una de las actuaciones más merobales de esta 47 edición del Heineken Jazzaldia.

La segunda jornada, tras la entrega del Premio Donostiako Jazzaldia 2012 a Jimmy Cobb (músico que tocara junto a Dizzy Gillespie, John Coltrane y participante del legendario "Kind of Blue"), comenzó con la actuación de Zola Jesus. Misteriosa, trascendente por momentos y distante en otros tantos. Su puesta en escena hizo ilusionarnos con un concierto casi místico. Cuando terminó, nos quedamos algo fríos, casi petrificados. Tuvimos que esperar la llegada del ex-New Pornographers Dan Bejar. El canadiense presentó en Donosti su aclamado Kaputt y por momentos, el idílico entorno que envolvía el mágico Escenario Verde se fusionó con la elegancia y erótica de algunas de sus mejores canciones. Con ese aire de cuidado descuidado, de bohemio con pelo alborotado, Destroyer nos regaló un concierto muy especial... pero no para un Viernes noche. Este año echamos de menos una jornada como la que el pasado 2011 protagonizaran Crystal Fighters y Cut Copy. Muchos se quedaron con ganas de bailar.

El Sábado, tras comernos una buena chuleta en Nestor, un poco de playa y listos para ver de nuevo a Jonathan Wilson. Justo hace un año, allí mismo, vimos a este soberbio artista tocando junto a Dawes y Jackson Browne. Allí nos anunció que estaba trabajando en su primer disco en solitario y meses después le vimos en Madrid abriendo el concierto de Wilco en el Circo Price. Su álbum, Gentle Spirit, como el Kaputt de Destroyer, uno de los mejores discos de este pasado año para Long Brit. 
El Californiano de adopción, formuló un directo de gran nivel, de numerosos y hermosos matices. Su puesta en escena no es nada significativa e incluso puede pecar de soso en sus conciertos. Sin embargo, la tarde noche junto a los miles de asistentes en la playa, tuvo momentos mágicos. Canciones como su Desert Raven, pusieron de manifiesto la sensibilidad de un artista que lo hace todo redondo. Hoy ya podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que Wilson acertó dando el salto del estudio al escenario y que le sienta fenomenal ser por fin cabeza visible de su propio proyecto musical. Nos avisó del lanzamiento de un nuevo álbum para la próximo primavera (tic tac, tic tac,..).

Después de Wilson, tomamos unas cervezas, unos pintxos y vuelta al jaleo. Y el jaleo no fue otro que la resurrección de The Waterboys, puede que el mejor concierto del Verde en esta edición. Influencias celtas y folk rock pasadas la media noche y un público que poco a poco empezó a despertar de su timidez y terminó por bailar y aplaudir a rabiar a la banda de Mike Scott. Los británicos, cuya banda fue fundada a principios de los ochenta, ha vuelto a la carretera y están dispuestos a que siga corriendo la voz: "merecen mucho la pena, son muy buenos!...y divertidos!", comentaban varios asistentes a nuestro lado. 
Don't Bang The Drum y Fisherman's Blues fueron dos de los grandes momentos del directo. Al violín, como siempre y dando un recital de energía y brillantez, el irlandés Steve Wickham. Fue, sin duda, un concierto memorable.

El Domingo, tras disfrutar otro día más de la maravillosa gastronomía donostiarra y sus bonitas playas, terminábamos nuestra asistencia al festival con un desilusionante concierto de The Wedding Present. Los británicos, voluntariosos y enérgicos, tras décadas batiéndose el cobre encima de los escenarios, nos deleitaron con bonitas melodías y acertadas guitarras. La voz de David Gedge y Beatrice Bass, por contrario, sonaron rudimentarias y algo ásperas. Desagradable ironía la suya cuando Gedge dijo que "de entre los escenarios más lamentables donde he tocado, éste (Escenario Verde) es el peor...".
Una buena banda que nunca pudo alcanzar nada más. Monótonos.

El festival llegó a su fin y cambiamos la preciosa Playa de la Concha por el horrible infierno de coches llamado Paseo de la Castellana. Fueron más de 122.000 espectadores de todas las edades y conocimiento. Otra edición en la que Heineken Jazzaldia nos demuestra que la música puede llegar a todo tipo de público. Una oferta de alta calidad envasada en distintos géneros a través de sus más de 100 conciertos programados en estos cuatro días y una organización sobresaliente para el mejor festival de música de nuestro país. Ahora la única buena noticia es que ya queda menos para la próxima edición...

Nuestros agradecimientos y enhorabuena a Donostia Kultura y Actúa Comunicación. 


+info:   http://www.heinekenjazzaldia.com/
twitter: @JRGE09


17 de julio de 2012

LBm Crónica: Fin de la primera parte

Pin It Ahora!



El curso académico festivalero 2012 llega a su ecuador y mientras muchos de nuestros alumnos acaban de llegar del BBK, el Optimus o el Fib, aprovechamos para repasar y evaluar lo mejor y lo peor de esta primera vuelta. Mucho queda aun por delante (Pirineos Sur, Jazz de Vitoria, Monegros, Dcode...). Pero esa será otra batalla que ya os contaremos. Extrayendo el título del primer recopilatorio de Los Piratas y con gran capacidad de síntesis os iremos relatando los do’s y los dont’s, las luces y las sombras de la primera fase de los festivales que abarcan nuestra geografía. ¿La segunda revisión? Como no, en septiembre.

Sonisphere
Desde Getafe el auditorio John Lennon, a.k.a. pista de asfalto infernal, nos sirvió de soporte para los sonidos más duros, lo que demuestra que hard rockers y heavies son de otra pasta. Como tribus bárbaras del norte, campaban a sus anchas por un entorno cuanto menos hostil. Calimocho, tachuelas, melenas largas aunque algunos con frentes despejadas, lo que demuestra que el cartel invirtió más en glorias pasadas que en promesas actuales.
Para recordar...
Soundgarden, que impregnó la atmósfera de alquitrán denso, capas y capas de guitarras, más Sabath que nunca con la increíble voz de Chris Cornell que atravesaba el aire y se clavaba como una espada. Slaves & Bulldozers y Fell On Black Days, inolvidables.
Kyuss Lives. Musicón y cátedra de Stoner rock.
Clutch y Slayer haciendo los mejores conciertos que les he visto y rejuvenecidísimos. Respeto.
Metallica, que tocó el black álbum y algo más para 50.000 personas. Es evidente que no están en su mejor momento y Lars se va un poco con la batería. Quizá pesa un poco que un servidor vaya ya por la sexta vez, pero el que nunca los hubiese visto antes, los recordará.
Para olvidar...
The Offspring, 'desidia' es la palabra. Con un grupo de versiones hubieran hecho disfrutar al respetable, pero lamentablemente se mostraron como una pandilla de acomodados punks cincuentones.
Limp Bizkit. Pese al alto octanaje de su repertorio, son una parodia de sí mismos.


Primavera Sound 



Qué decir de este festival que es la niña de mis ojos. Pues que la propuesta es extensísima y tan personal que se pueden vivir 10 realidades diferentes sin coincidir grupos prácticamente. Que los registros van desde la electrónica de culto al chunda chunda mas barriobajero, del rock lo-fi al metal que haría palidecer a Motorhead. A ello sumaríamos altas dosis de hip hop, dream pop y sobre todo indie, mucho indie.
Jueves 31 de mayo 
The xx presentó sus nuevos temas, y aunque en las primeras filas se creaba una atmósfera oscura, el sonido se diluía poco a poco al alejarnos. Pocas sorpresas de los ingleses, cuyos nuevos temas suenan a una continuación, algo que tampoco nos extraña mucho.
Asap Rocky fue sin duda la decepción del festival. No le llegó ni la suela a los Odd Future de 2010 y en lugar de flow oscuro y bombástico, quedó relegado a  unos cuantos guiris, eso sí, bastante animados.
Bombino triunfó con su propuesta tan particular. Y es que no se ve todos los días a un grupo de bereberes con guitarras eléctricas. Estuvieron al nivel.
Japandroid reventaron al personal y es que cada vez parece más claro que una guitarra y una batería pueden marcar la diferencia (White Stripes, Black Keys , PS I Love You). Riffs cabezones y mucha testosterona.
John Talabot se reivindicó como una de las propuestas más importantes de la electrónica patria con muchas cosas que decir tanto en España como fuera de nuestras fronteras.
Viernes 1 de junio
Lo mejor...
                                                                 M83.
M83 dio todo un conciertazo. Tablas y empatía con el público a pesar de que no convenció en su cita madrileña. Fue lo mejor del día.
Mayhem montó su show con cabezas de cabra colgantes, pintoresco e irrisorio por momentos. Por su parte, The Cure se precipitó en un concierto infinito para nostálgicos que podría haber sido aún más infinito debido a lo extenso de su repertorio.
A destacar: Dirty Three, que en directo dan sentido a la difusa propuesta de sus discos aunque añadan más improvisación si es posible; The Rapture y Napalm Death, un clásico moderno.
Lo peor...
La rajada de los Melvins, además sin justificar. (Solo el Jäggermeister pudo suplir este dolor...).
Sábado 2 de junio
Lo mejor...
Wild Beasts dio un espectáculo increíble con un punto de sonido, otro de empatía, otro de química entre los músicos y otro de espontaneidad con el resultado final de una despedida emocionada y un público satisfecho.
Justice creó un muro de sonido con el que reventó el escenario San Miguel. Sus temas ya son hits pero levantan a un muerto, diversión a raudales. 
Beach House dieron el cambio del día a la noche y aunque su música fue una liturgia para fieles confesos, su propuesta se diluyó en el aire hacia los últimos temas.
Godflesh. Una guitarra, un bajo y bases de drum and bass. Lo más cerca del infierno que puedes estar en la tierra. Música para matar zombis con un bate. En el otro extremo Josh T. Pearson desgranaba tristeza en clave de country impregnada en Bourbon. 
Lo peor...
Perderme a Yo la tengo, Lisabö, Dominique A y Wilco
Imagen para recordar: escuchar clásicos de ayer y de hoy (Nirvana, The Smiths, Red Hot, New Order, etc…) en el escenario ATP con mi amigo Pablo y rodeado de la aristocracia indie patria: Los Planetas, Lori Meyers, Nacho Vegas, Christina Rosenvigne, Sr. Chinarro, Fernando Alfaro o Grupo de Expertos Solynieve. Como cierre de festival, todo un gustazo.

Sonar
                                                                                                                               The Roots.
Festival que aúna la vanguardia electrónica y el cool. Se realiza en el centro de Barcelona en un ambiente pseudo bucólico creado para la ocasión. Presenta dos imágenes: por el día, más tendente a la experimentación y a los sonidos más avanzados; y por la noche contiene todos los elementos de una fiesta en toda regla, coches de choque incluidos.
Existen muchas diferencias entre las dos. Mientras que en el día es prácticamente imposible conocer a todos los participantes (a no ser que seas un erudito de la electrónica), durante la noche se concentran grandes nombres como Fatboy Slim, Luciano, Richie Hawtin o James Blake.
                                                    Totally Enormous Extinct Dinosaurs.
Lo mejor de entre todas las propuestas del sonar del día fue Totally Enormous Extinct Dinosaurs, con su nuevo álbum que navega entre el pop electrónico, el house con un poco de french touch y su parafernalia india. Tendremos que esperar para saber si es más que un hype, como Jonh Talabot, que hizo las delicias también en el Primavera Sound y The Suicide Of Western Culture, que hicieron un show apoyados en un gran sonido pero necesitado de mejor soporte visual por lo evocador de su música.
De noche, la masividad del evento hizo parecer un cóctel de club de campo con tientes de verbena. El público aunaba incombustible, entendidos, crápulas, juerguistas catetos de pantalones alcalinos (véase los que permiten ver 5 centímetros de tobillo y se mueven en el difícil terreno del largo y el corto) y dealers.
Lo mejor...
The Roots, una auténtica fiesta. Una banda con todas las letras, aunando el mejor funk con rock, soul y hip hop vigoroso que hizo gozar al respetable hasta el delirio. Sin duda, uno de los conciertos del 2012.
Die Antwoord, o los odias o los quieres. Yo personalmente esa noche los quise. El rabal sudafricano y el instinto poligonero en su máximo apogeo se desenvolvieron como pez en el agua en un escenario enorme. Gran mérito.
Modeselektor hicieron un buen show con gran sonido. Se escuchó mucho la cantinela de que siempre hacen lo mismo. Aun así, lo hacen bien y Evil Twin fue salvaje.

Ni fu ni fa...
La representación del 'Dubstep' de Mary Anne Hobbs y Maya Jane Coles, quizá porque en Londres tiene más aceptación este estilo o quizá por falta de acierto.
Deadmau5... ¿próximo dj de moda? ¿Electrónica para las masas? Por ahora, con cierto estilo.

Lo peor...
Las barras masificadas y los colocones destroyer.


Día de la Música
                                                                                                                                                                                                Azealia Banks.

De mera anécdota, ha pasado a ser un festival más después de haberse movido por múltiples propuestas, desde el Circo Price a diferentes salas. Esta vez en su forma original, El Matadero, un entorno que a pesar de sus múltiples inconvenientes (calor extremo y hora de cierre a la una de la madrugada) consigue crear un paisaje atípico para un festival y es una buena forma de emplear un fin de semana en Madrid.
Lo mejor...
Lee Fields, soul man increíble con bandón que, a pesar de su veteranía y sus galones, se partió la camisa a las 5 de la tarde a 35 grados para dar un repertorio de soul clásico con The Expresions que cumplió su papel de banda acompañante. Toda una revelación.
Azealia Banks, esta niña sin disco aún, congregó a gran público y montó una fiesta de 30 minutos que se movió entre el dance hall, el hip hop, sonidos de sound system y acabo con 212. Pasa con nota.
Alejandro Escovedo, rock clásico pero efectista.
Metronomy cumplieron con las expectativas y jugaron con la acústica de las naves del matadero a su favor.
Ver a España ganar a Francia con Love of Lesbian tocando 2 horas a metros supone reconocer el increíble el esfuerzo de los catalanes que, aun así, contaron con bastante público.

Lo peor...
Maxïmo Park, grises 
Mercury Rev no consiguieron crear las atmósferas de sus discos tan oscuros y psicodélicos a las 7 de la tarde con un sol de justicia. Tan mala elección, como los pantalones de pana burdeos de su cantante, Jonathan Donahue.
Spoon no fue lo peor, pero no transmitieron nada y se esperaba algo... 
Como veis, las propuestas son variadas y las opciones infinitas. Así que os animo a que os acerquéis a alguno de los festivales que aún están en marcha. Buena música y buenas vibraciones para tiempos inciertos. Peace & Love.

12 de julio de 2012

Primera edición del Kutxa Kultur Festibala, la grata sorpresa para final de verano.

Pin It Ahora!

Parece que este año nos toca ración doble de festivales en tierras donostiarras. A una semana para el inicio de nuestro idolatrado Heineken Jazzaldia, se confirma otro cartel, esta vez plenamente enmarcado en territorio indie, para finales de verano.

El Festival Kutxa Kultur se celebrará en el idílico Monte Igueldo (quién no ha subido allí alguna vez a contemplar algunas de las mejores vistas de esta maravillosa ciudad!) el próximo Viernes 7 y Sábado 8 de Septiembre.
Dos escenarios y una entrada general de tan sólo 10 euros que incluye ida y vuelta en el funicular que asciende desde la playa de Ondarreta al pequeño y veterano parque de atracciones de Igueldo. Allí, como si fuese una atracción más, podremos asistir a múltiples conciertos de bandas tan reconocidas como Maximo Park, The Horrors, The Raveonettes, The WhipLos Campesinos! así como, otros de gran tirada nacional como Love of Lesbian o Russian Red acompañada de varios músicos de Belle and Sebastian.

Este festival es patrocinado principalmente por la entidad bancaria Kutxabank, quien redujo los precios de 40 a 10 euros "viendo las dificultades por las que está pasando la gente". Desde la propia entidad financiera añadían: "queremos que sea un festival más social, y apostamos por la idea de buscar un público más amplio y familiar" (bravo!). Nosotros somos de los que siempre hemos disfrutado viendo gente de todas las edades e incluso padres con hijos en los festivales, es el caso, por ejemplo, del barcelonés Primavera Sound o del ya comentado Heineken Jazzaldia.
El aforo será de poco más de 4.000 personas y dos escenarios simultáneos. El principal de ellos, instalado en el parking de entrada.

Desde Ginmusica, la responsable y promotora de esta genial idea en forma de festival, afirman que ya llevaban años dándole vueltas a esta propuesta y que su intención es "seguir ya muchos años, y consolidarlo como uno de los tres festivales de rock vascos del verano, junto al Azkena y el BBK Live".

Grupos de primer orden, Donosti, pintxos, 10 euros/entrada, Happy Hour de 20h a 21h, Mojitos, vistas a la bahía de San Sebastián, funicular/autobús/globo, buena música,... cita más que obligada.

+info: http://www.kutxakulturfestibala.com/
twitter: @JRGE09 / @LONG_BRIT




9 de julio de 2012

The Wave Pictures, bendito regreso

Pin It Ahora!


"Long Black Cars". Así se llama el último trabajo de los británicos The Wave Pictures recién estrenado el mes de abril y que acaban de presentar por varias ciudades españolas. Desde entonces, no podemos más que alabar el regreso de la banda liderada por David Tattersall. Si por algo se caracteriza este trío inglés es por un ritmo de trabajo frenético desde que lanzaran su primer álbum "Streets of Philadelphia", homenaje al maestro Springsteen y grabado en la Navidad de 2003 en casa de André (ex líder de Herman Dune e íntimo de Tattersall). Un año más y a disco por año desde entonces han vuelto a componer un buen puñado de temas frescos, rebeldes, y que siguen manteniendo el buen sabor de boca de aquel maravilloso Little Surprise (Beer In The Breakers, 2011).



En él encontrarás tracks tan finos como Never Go Home Again, Spaguetti o el homónimo Long Black Cars. Un poderío de punteos y buen gusto con los que no dejarás de darle al pie desde el primer momento. Con un mayor grado de madurez, los ingleses siguen conservando la estética lo-fi  pero sin dejar de exprimir lo mejor del indie folk para hacernos disfrutar del que consideran su álbum más ecléctico. Y es que David, Franic y Jonny ya no son aquellos colegas que se juntaban en un garaje un domingo por la tarde para componer unos cuantos hits a golpe de guitarras y batería. Ya han demostrado de sobra que saben muy bien lo que hacen. Un dominio pleno de todos los instrumentos que ha dado paso a una  justa consolidación por parte de crítica y público. 

Inocencia y madurez. Rebeldía y maestría. Un disco de escucha absolutamente obligatoria porque, desde la segunda vez, posiblemente seas capaz de engancharte. Para muestra, su single presentación Eskimo Kiss. Un 10.





6 de julio de 2012

Husky, sueños de juventud. La última bala de SubPop.

Pin It Ahora!

Volvemos a hablar de otro de los dorados tesoros guardados en secreto por el más que notable sello SubPop (para nosotros, el Brasil del ´70 de las discográficas). 
Dicho y codiciado tesoro es Husky, un cuarteto australiano que desprende calidez, emoción y cuidadas canciones capaces de encogerte el corazón. Su nuevo trabajo, Forever So, bebe de las influencias de los legendarios Dylan, Cohen, Young,... hasta aquí nada singular. Sin embargo, la banda de los primos Husky Gawenda y Gideon Preiss, también despliegan esos tintes de pop nostálgico con que algunas otras bandas australianas como Youth Group nos cautivaran hace años. 
Gawenda, quien desde que le salieran dientes y pelillos en los huevos, amaneció componiendo sus propias canciones, siempre estuvo falto de testosterona para enfrentarse al público encima de un escenario: “I was actually terrified of performing. It took a lot of will power to start singing my own songs in front of anybody, but I was determined to do it, because I always had the dream of playing music as my way of life”. 

Hoy sus primeros miedos ya se esfumaron hace tiempo y no queda rastro de adolescencia en sus directos (ya podrían aprender algunos como The Pains of Being Pure At Heart). Siguen cantando al amor, a las esperanzas y a sus sueños de juventud. Un álbum absolutamente entrañable y mezclado por Noah Georgeson (Devandra Banhart, Joanna Newsom, The Strokes). A la venta en Europa desde finales de Mayo y en USA el 10 de Julio (aún no lo tienes???).

En definitiva, una nueva banda a considerar, a tomarla muy en serio. Trazadas de grupo longevo que nunca llenará estadios pero que cotizarán al laza en muchos de los festivales de renombre, en sus carteles serán de los de letra pequeña, de esos que nos gustan, de esos pequeños detalles que siempre se han de cuidar. Dentro del círculo que el termino indie nunca debió superar. Una maravilla.






+info: http://www.huskysongs.com
twitter: @JRGE09 / @LONG_BRIT / @HuskySongs


4 de julio de 2012

Beachwood Sparks, las modas siempre vuelven

Pin It Ahora!

Hace unos meses advertíamos de una de las apariciones de este 2012 en nuestra fan page del universal caralibro. Prometimos hablar de ellos y aunque algo tarde, aquí y ahora hemos encontrado el momento para volver a conocer a una banda con una bonita historia tras de sí.

Corría el año 1997 y los Chicago Bulls de Michael Jordan se proclamaban campeones por quinta vez, Bill Clinton comenzaba su segunda legislatura y dos chavales llamados Gunst y Brent iniciaron un brillante proyecto conocido posteriormente como Beachwood Sparks. 

En no mucho tiempo, la banda pasaría de dos a seis miembros y su música se volvería mucho más enérgica y contundente. Sin embargo, difícil sería evitar por aquel entonces las comparaciones con el rock aterciopelado de los legendarios The Byrds. Fue lanzar sus dos primeros y pequeños trabajos de siete pulgadas y ya con el segundo de ellos bajo el (hoy magnánimo) sello Sub Pop, su nombre corrió como la pólvora entre los círculos norteamericanos del folk-rock independiente. 

Fueron años de gloria en los que esta banda solía pronunciar una colección de sonidos folk que tenían el valor añadido de poder igualmente recordar a lo mejor de los años 60 y 70. Tres discos y una separación en 2002 dieron lugar a once años de vacío en los que no supimos nada de ellos. Ahora vuelven en una época en la que grupos como Fleet Foxes, Bon Iver o Iron & Wine son tan capaces de abanderar carteles de festivales y listas de ventas como cualquier otra banda de rock. Beachwood Sparks se adelantó a su tiempo y ahora, en el esplendor de su género, hay un nuevo primer disco, lanzado la semana pasada, que apunta a ser uno de los mejores del año.

The Tarnished Gold, su nuevo largo, contiene a partes iguales: indie, rock, folk y psicodelia. Todas ellas reflejo de su amada California, inspiración definitiva para Gunst y Brent. Canciones para una furgoneta Volkswagen, ventanilla bajada y mano fuera asomando, disfrutando del viento. Un álbum hecho especialmente para este verano que acaba de comenzar. Pensado para una larga aventura de tres meses entre playas y montañas, con una mochila donde bien pudiéramos encontrar una brújula, una botella de whisky escocés, un lápiz y un cuaderno para apuntar todos los buenos momentos que nos quedan por vivir y todas aquellas grandes canciones con que Beachwood Parks nos harán reflexionar. Disfruten (si saben hacerlo).






twitter: @JRGE09 / @LONG_BRIT






2 de julio de 2012

Escenario FIB Club, pequeño pero matón

Pin It Ahora!

Uno de los errores que pueden cometerse en un gran festival como el Festival Internacional de Benicassim es mirar únicamente la letra grande del cartel, sólo fijarse en grandes grupos consagrados y muy conocidos y apostar por verlos cuando posiblemente tengamos más oportunidades de asistir a conciertos suyos en nuestras ciudades.

FIB 2006, con Morrissey en un monitor

Es por ello que cada vez somos más los que preferimos customizarnos nuestro propio festival en función de otro tipo de bandas; aquellas que no tienen caché suficiente para llenar escenarios como el Maravillas en el FIB o el San Miguel en el Primavera Sound, pero que por cantidad de público que suele aglomerarse alrededor supone una experiencia más completa, en cuanto a ambiente y musicalmente hablando.

Es por ello que en esta entrada de Long-Brit Magazine vamos a desgranar los grupos y DJs que desde el escenario FIB Club van a darle solera al festival:

Viernes 13 de julio

- Django Django: Tras el lanzamiento en 2012 de su primer disco homónimo, esta banda londinense se ha destacado como una de las apuestas más frescas para este verano. Los ritmos que en ocasiones nos recuerdan al más puro estilo Beach Boys, o que otras veces nos devuelven a la cabeza reminiscencias de los primeros temas de Roxy Music conforman un gran debut, haciendo de Django Django uno de los "must" de este festival.


- Zola Jesus: Poco podemos aportar sobre este grupo, sobre todo porque o has estado viviendo debajo de una piedra los últimos 20 años o sencillamente no podemos presentarte a posiblemente la banda más importante de Noise Rock y Lo-Fi. Los de Phoenix reunirán a melancólicos entrados en años e indies de nueva ola en un concierto en el que seguramente tocarán los temas más conocidos de su carrera y seguirán promocionando el que es su último disco hasta el momento, Conatus (2011).


- Timber Timbre: Cantautor canadiense, afincado en Toronto, con cuatro discos a sus espaldas (Cedar Shakes, 2005; Medicinals, 2007; Timber Timbre, 2009; Creep On Creepin' On, 2011) que con su folk contemporáneo ha encandilado especialmente a los países de la Vieja Europa, siendo la huella que ha dejado en España tenue pero indeleble. Especialmente recomendado para amantes de Tindersticks, Timber Timbre se destapa con una gran voz, acompañada de una muy buena instrumentación junto con una percusión muy intimista. En ocasiones los violines ayudan a engrandecer una atmósfera que empequeñecería al más grandilocuente.


Timber Timbre


- Joe Crepúsculo: Joel Iriarte vuelve a convertirse por méritos propios en una de las sensaciones de este 2012. El que fuera uno de los líderes de Tarántula, con su nuevo disco "El Caldero", lanzado en febrero, volverá a defender sus tablas ante un público que a buen seguro, será 100% español. Siempre atacado por las críticas (a más de uno le dolió especialmente que en 2008 Supercrepus fuera el disco del año según Rockdelux), con amantes y detractores a partes iguales, volverá a pasar una reválida en uno de los festivales más importantes de Europa.



Sábado 14 de julio

- Fujiya & Miyagi: Fue una noche pinchando en Moloko cuando el dueño me recomendó pinchar Knickerbocker, del disco de 2008 "Lightbulbs". Desde entonces no le hemos perdido la pista al trío electrónico de Brighton, quienes tienen la misma capacidad para componer grandes temas como para sumir en un sopor a cualquier incauto que decida escuchar uno de sus tres discos de una vez. Con un aire con tintes kraut, y una electrónica que en ocasiones ralla lo siniestro, Fujiya y Miyagi salvan los muebles con sus grandes directos y su capacidad para empatizar con sus oyentes.


- Matmos: Con casi 15 años de carrera a sus espaldas, el grupo de San Francisco se convirtió en objetivo de freakys e inconformistas musicales debido a las técnicas de grabación y experimentación que utilizaban. Ruidos emitidos por animales, exabruptos viscosos sin origen aparente y otras fuentes de sonido conforman la guinda de un pastel en el que la electrónica psicodélica es el bizcocho sobre el que va montado el resto.


- The New Raemon: El nuevo disco de Ramón Rodríguez está previsto que su fecha de lanzamiento sea a mediados de septiembre, por lo que su concierto en el FIB será una ocasión fabulosa para conocer alguno de sus nuevos temas. Con tres discos a sus espaldas que en ocasiones alcanzaban cotas de calidad espectaculares en nuestro idioma (A Propósito de Garfunkel, 2008; La Dimensión Desconocida, 2009; Libre Asociación, 2011) , The New Raemon afronta el último tercio de año para volver a sorprendernos con los ejercicios de sinceridad a los que nos tiene acostumbrados, y ese maravilloso folk pop que envuelve de positivismo.


The New Raemon


- Ham Sandwich: Grupo irlandés no exento de polémica (la integrante femenina estuvo unos meses a la sombra por robar dinero de la tienda donde trabajaba), muy poco conocido en nuestro país, a pesar de contar oficialmente con dos discos en el mercado. El indie pop que tocan es de una fractura intimista tirando a decadente, pero eso si... si amas grupos como Wild Honey o lloraste con la banda sonora de Juno... puede que sea tu grupo.


Domingo 15 de julio

- Totally Enormous Extinct Dinosaurs: Recien desembarcado del Sónar viene este DJ con tintes electropoperos y un disco en su haber (Trouble, 2012) para hacer bailar al respetable. Porque Oxford no es únicamente una cantera de letrados y eminencias, también exporta música electrónica melódica y pastelera con la que disfrutar.


- The Antlers: Uno de los platos fuertes de todo el festival, su música se destaca entre un universo Dream Pop con registros muy cercanos a Real Estate, con toques folkeros y arreglos preciosistas. La cantidad de buenas críticas recibidas por sus cuatro trabajos de estudio es inmensa, llegando a convertirse en algunas zonas del globo como una de las referencias de la primera década del siglo XXI. Además, el hecho de que con cada disco hayan mejorado los elogios no es sino un indicativo del potencial de estos chicos de Manhattan. Podéis leer anteriores artículos en Long-Brit sobre esta banda pinchando aquí.


- Howler: Hace tiempo publicamos un artículo sobre las bondades de este grupo, que consideramos absolutamente imprescindible ver (pincha aquí). 



- Thee Brandy Hips: En su web se comparan con Neutral Milk Hotel, the Shins o Teenage Fanclub, toda una declaración de intenciones por parte de la banda Donostiarra. Con un pop-rock cercano a los sonidos que han dominado el panorama británico desde los finales de los 90, Thee Brandy Hips abandonan su estatus de promesa que alcanzaron con su primer disco para presentar sus credenciales de una manera sólida y convincente. Sin lugar a dudas, es una de las bandas muy a tener en cuenta por su pasado, presente, y el futuro que seguro que convierten en éxito.


Thee Brandy Hips


Cada día, después de los conciertos, son innumerables los DJs que pasarán por el escenario para hacernos bailar hasta el día siguiente. Desde el que para muchos es el mejor DJ de indie de España, SMART, pasando por la gran Blanca DB, Aldo Linares, Virginia Díaz...   En definitiva, como decíamos al principio, se podría hacer otro grandísimo festival con sólo los grupos y DJs que hemos señalado.