17 de abril de 2013

Searching for Sugar Man: la revolución de un hombre solo


Me encontraba inmerso en una crisis literaria sin precedentes. 
A algunos les habrá parecido eterna, a otros, puede que inapreciable. Pero el caso es que el origen de este periodo de sequía creativa respondía a un claro vacío emocional y a la ausencia de una inspiración que rompiera la barrera de lo cotidiano o predecible, algo que tocara bien dentro las teclas necesarias para situarme frente al teclado y hacer brotar las ideas de forma desbordante e incontrolable, como un caudaloso torrente hasta las pantallas de vuestros ordenadores.

"Searching for Sugar Man", la vida de Sixto Rodríguez, laureado documental galardonado con un Oscar y un Bafta entre otros, y llevado al cine por Malik Bendjelloul, ha sido sin duda la excusa perfecta.
La historia de Rodríguez es devastadora. Hijo de emigrantes mexicanos, este cantautor folk se sitúa en el marco de la contracultura americana de mediados de los 60. Con una clara orientación política, este orfebre de la gramática pinta cuadros sociales sobre melodías imperecederas, producido por Mike Theodore y bajo la supervisión de técnicos de estudio responsables a su vez de trabajos de Michael Jackson, Marvin Gaye, Miles Davis, Quincy Jones etc... 

Rodriguez se mueve en la onda de Dylan, Peter Paul and MaryLove  o incluso Tim BuckleyHijo de su generación, su música desprende una cercanía y una autenticidad que la hacen anacrónica. Sus historias son las de la gente. Su talento, una realidad grotescamente evidente. Aun así, su historia es la de un perdedor. Alabado por la crítica, vapuleado por las ventas, se ve relegado a un lugar en el arcén de la industria musical. Pese a ello, una bella fábula sobre el trabajo y el talento rodea a este autor. Paralelamente en la sudáfrica del apartheid, su voz, por encima de la de Elvis, los Rolling o Dylan, pone la mecha de la resistencia a la segregación racial, demostrando que la música puede ser un vehículo para la revolución.

¿Como un disco que vendió poco más de 6 copias en USA marcó la historia de un país a miles de kilómetros? Sin publicidad ni distribucion es una bella esperanza para los románticos que vemos en esta épica historia musical una fuente de inspiración frente al habitual mainstream, una puerta al arte por el arte. 
La historia de Rodríguez es inspiradora y embriagante, llena de momentos de emoción y admiración. Este artista marca la diferencia con respecto al mercado y la forma de entender el negocio musical, que rompe todo lo anteriormente concebido y crea en él una minoría auténtica como diría Ortega y Gasset. 

Este outsider representa todo lo bueno del hombre y del artista, empatizando con el espectador y creando un lazo que sublima las emociones e inspira.
La historia de Rodríguez es el sueño onírico de cualquier musicólogo, una fantasía pop, la gloria de lo inalcanzable, una leyenda escrita  con las voces de personas que ajenas a los convencionalismos de la industria transmitieron voz a voz, copia a copia, el legado de un artista singular que acabó siendo único. 

Un oasis de autenticidad, algo en lo que creer.

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...