28 de octubre de 2013

Keep walking, Mr. Reed



Quizá la persona que hoy nos dejó esté lejos de ser el joven airado, rebelde pero nihilista, envuelto en humo, poeta y vagabundo autóctono del callejón y rastreador de la dosis. Quizá la persona que hoy ha muerto sea un viejo, imagen vestigial de la leyenda del rock icónica, de neoyorkina ascendencia. Quizá nunca haya tenido la aceptación de los Beatles, los Rolling Stones o Bob Dylan, pero su sombra es alargada y su influencia innegable. Artista hasta sus últimas consecuencias, hoy rendimos homenaje a Lou Reed.

David Bowie, Iggy Pop y Lou Reed.

Lou Reed, cabeza visible de la Velvet, llevó el avant garde al rock. Su actitud y su temática reflejaban el concepto más arty y bastardo de Nueva York, diseñado por Warhol y secundado por Nico y John Cale. Sus shows eran una oda al inframundo, a la escena en la que los travestis yonkis y chaperos eran las estrellas y suyas las historias que narraban temas como "Venus in Furs" o "White light, White heat" que describe la sensación de inyectarse speed.

Reed, poeta, músico y artista visual, se puede considerar uno de los padres del punk, tanto por el concepto de 'do it yourself' haciendo posible que cualquiera formara una banda de rock, como de la intelectualización del punk de Nueva York, siendo una referencia tanto para esta escena como para el post punk, estética y culturalmente. 

Su directo en el Max’s Kansas City se considera la primera 'grabación pirata' de un concierto de la historia y muestra también de la autogestión y la eliminación de la barrera artista-público.



Fuera de la Velvet Underground se alineó con los artistas más avanzados y nunca dejó su espíritu provocador. Bajo la tutela de Bowie escribió Transformer (1972), con el himno a la generación beat "Take a walk on the wild side", el omnipresente Berlin (1973), el ruidoso Metal Machine (1975), el potente The Blue Mask (1982), y New York (1989), su homenaje a la ciudad que tanto le dio y a la que tanto devolvió. 

Resulta curioso que una persona que ha habitado en el lado oscuro de la vida, que representa los valores más opuestos a la hipócrita visión social del bien y del mal, de lo políticamente correcto y de lo socialmente aceptado, sea aupado a los altares del buen gusto y del reconocimiento social. Un artista que ha cabalgado la chuta, provocador y misántropo, rebelde sin causa y ególatra, artista pleno y perro callejero, su  leyenda e influencia seguirá en la sociedad aun cuando ésta olvide su nombre y se deje de hacerle homenajes. Quizá sea la fascinación de lo prohibido, de lo marginal y de lo auténtico. Quizá sea Lou Reed.

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...