4 de noviembre de 2013

LBm Review: (Reflektor) Arcade Fire


No vamos a decir nada de Arcade Fire que no hayamos dicho ya. Pero tras dos años de espera... ¿es Reflektor el disco de la década, el más pobre de su carrera o tan solo uno más? Les propongo un ejercicio: denle al play, cierren los ojos y déjense llevar...


Quizá tengan algún sobresalto, quizá todavía se encuentren en una fase poco madura para juzgarlo. Pero las primeras impresiones, esas que dicen nunca fueron buenas, creemos que en este caso son suficientes para hacernos una idea de lo que nos depara el último trabajo de los canadienses.

Portales como Pitchfork, por citar alguno, le han dado más de un 9 y muchos dirán entonces: Joder, es que Reflektor es un discazo!!. Y no me sorprende mientras haya quien siga pensando que Pitchfork es la Biblia. ¿En serio? ¿Quién lo ha dicho? Si supieran, señores, la de intereses que hay detrás... No lo critico en absoluto, pero considero que ni es un disco de un 9, como muchos nos han querido vender, ni tampoco un disco de reggaeton, como también se ha llegado a comentar. Por favor, un poquito de cordura. Hasta ahí podíamos llegar.

Reflektor es un trabajo de un notable bajo para un grupo que ha hecho masterpieces como Funeral (2004) o Neon Bible (2007). Mal que nos pese, estamos ante un disco de caras B. Los que hayan visto el documental Miroir Noir sabrán muy bien de lo que estoy hablando. Muchos alaban el cambio de registro de los de Montreal pero... ¿Era realmente necesario? Aun así, apreciamos la valentía de intentarlo.

James Murphy (LCD Soundsystem) es uno de los mejores productores de música electrónica del mundo, pero también la mano que ha mecido la cuna de Reflektor. Con él, Arcade Fire se ha quitado el cashmere para plantarse un brilli brilli que no les sienta nada bien...

Si analizamos tema por tema, el homónimo "Reflektor" es a todas luces lo mejorcito de este arriesgadísimo álbum. Repetitivo y adictivo. Genuino sello de la casa en donde han sabido encajar perfectamente la parte instrumental y vocal en un tema hecho a medida para arrasar en la pista de baile. "We Exist" es el segundo track que merece la pena escuchar. Pero luego llega "Flashbulb Eyes" para echarlo todo al traste. Un tema sin sentido, absolutamente prescindible, que no sonaría ni como música de ambiente del garito más cutre. "Here Comes The Night Time" suena a unos Vampire Weekend en todo su esplendor, pero más aburridos todavía. Promete al principio, luego aburre y tras 5 minutos de puro sopor, acelera el ritmo para despertarnos de esa apacible siesta en la que nos había inmerso. "Normal Person" puede que sea otro de los salvables. Los canadienses sacan la vena rock y la imponen en un tema aceptable. "You Already Now"  entretiene y bien podría formar parte del tracklist de The Suburbs. Aunque tampoco podría decirse que nos conquista del todo. "Joan of Arc", con permiso, es un cruel sinsentido. "Here Comes The Night II" viene a ser la segunda parte de la siesta anterior. Luego llegan los temas centrales Awful Sound/It's Never Over. Una oda al mito de Orfeo y Eurídice. Ojo, no vamos a menospreciar su brillante calidad. Pero la cuestión es que ni uno ni otro conmueve. "Porno" es un tema puramente electrónico, muy en la línea de su productor. De esos que nunca quisimos escuchar en la discografía de una de las mejores bandas de rock alternativo de los últimos años.

Y ya por fin, el último tema aceptable y reseñable: "Afterlife" es otro que bien podría encajar en los anteriores trabajos de la banda, pero que tampoco va más allá.

En líneas generales, quitémenos la venda. Reflektor no engancha, sino que más bien aburre. Mezcla y confunde. Arriesga pero no resuelve. Lejos quedó la magia de "Haiti", "Rebellion", "Crown of Love", "No Cars Go" o la excéntrica "My Body is a Cage".

Antes de verlos en directo hace algunos años, recuerdo que me sentía tan expectante como si fuese a ver una auténtica obra de arte, un espectáculo de masas digno de presenciar al menos una vez en la vida. Una vez terminado el show, supe que estaba en lo cierto. Su directo había sido como un portentoso organigrama musical, lleno de instrumentos por todas partes, sonidos profundos y los desgarros vocales de Win Butler resonando en el interior. Un grupo distinto, que hace música distinta para gente distinta. Más de una vez he llegado a decir que "Intervention" es uno de las canciones más bonitas que se hayan hecho jamás. Y por muy exagerada que pueda parecer la aserción, escucharla en vivo es una experiencia única e indescriptible. Ahora solo tengo una sensación vacía. No sé lo que podría llegar a ofrecerme Arcade Fire con el directo de Reflektor, pero, a día de hoy, dista mucho de mis expectativas.

Temas imprescindibles: "Reflektor", "We Exist", "Afterlife".
Puntuación: 6,9/10

  

1 comentario :

Anónimo dijo...

muy buena critica. me gusta el concepto como lo has desarrollado. Es su peor disco y con diferencia....

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...