27 de diciembre de 2013

BREUER, corbatas y algo más.

Pese a la reputación de sus corbatas, esta casa domiciliada en Francia y afincada igualmente desde hace tiempo en el elegante Barrio de Salamanca de nuestra capital, no sólo presume de buen gusto sino de ropa de primera calidad, de esa que dura décadas y que incluso mantiene ya olvidados privilegios como el de poder ser heredada.
Breuer tuvo en sus corbatas el símbolo que llevara a esta firma hasta la merecida buena fama y reputación que hoy ostenta. 
Todo empieza en 1892 con Marcus Breur y su hijo Julius cuando empiezan a crear pequeñas colecciones de corbatas hacia finales de siglo. Posteriormente, el siguiente en la saga, Eric, asume el mando de la firma y se encarga de la internacionalización de la marca exportando sus productos a toda Europa y Oriente Medio. Tras la primera gran guerra en Europa, Viena ya no es la capital de la elegancia y el buen-vestir que solía albergar y el centro de atención camina esta vez hacia tierras belgas y posteriormente, trasladando también Breuer el negocio familiar, hacia tierras francesas. 
Desde 1951, en Niza, Eric Breuer arriesga con colecciones originales hacia un público selecto y no tan clásico para la época. Pero no fue hasta 1996 cuando, ya siendo la firma reconocida a nivel global aunque siempre diseñando con origen en Francia y manufacturando las corbatas desde Italia, BREUER ampliara su cartera de productos fabricando también jerseys, camisas, abrigos, trajes y pantalones. Toda una gama de productos de primer orden tanto en el diseño como en la calidad del producto final.







BREUER. C/ Jorge Juan, 13 (Madrid).
twitter: @JRGE09 / @LONGBRIT

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...