5 de febrero de 2014

After The Disco (Broken Bells), el regreso de los genios del underground



Allá por el 2010 os contamos que el líder de The Shins y el exitoso productor Danger Mouse habían unido sus talentos para agasajarnos con un impecable debut. Entonces no nos dejaron indiferentes. No vamos a ocultar nuestra devoción. Cuatro años después nos moríamos de ganas por presentaros "After the Disco", el segundo largo de ese gran proyecto llamado Broken Bells

Si te consideras un acérrimo fan de la banda te diremos de antemano que te encuentras ante un disco disfrutable, algo que presuponías, porque de sobra sabes que Mercer y Burton son dos tíos muy grandes y que no te iban a fallar. Ahora bien, a la hora de desgranar su contenido no te engañaremos: vas a escuchar dos partes bien diferenciadas: la primera, un pleno al quince de hits ochenteros, de corte futurista a golpe de sintetizador; la segunda, una lánguida estepa desprovista de hits inmediatos, que flaquea la calidad de su conjunto.

"Perfect World" es el track escogido para abrir la cajita de sorpresas. Un tema bien ejecutado que muestra en 6 minutos la madurez y perfecta sintonía del dueto californiano, pero que nos deja un tanto fríos. Claro que, dicha frialdad se tornará en cálido acogimiento con el homónimo "After the Disco". Primera y grata sorpresa. Protagonismo aplastante de las guitarras acústicas y los perspicaces teclados, con Mouse haciendo gala de ese toque 'groove'. Líricamente, habla del día después de la fiesta, de la resaca y en cierto modo, de la desapacible soledad.

Se apagan las luces y después de la disco nos subimos a una nave espacial para viajar en el tiempo de la mano de "Holding On For Life", dominado por el brillante falsete del señor Mercer. Insultantemente genial. Como si los Bee Gees rescatasen sus ajustadas mallas para volver a la pista de baile. 

Turno para dejarse llevar por "Leave It Alone" o "The Changing Lights", sello de la casa que nos recuerda a The High Road, a October...

Es hora de perder el "Control" al ritmo de su pegadizo estribillo "Give it up, give it up, give it up... Ohh, You lost control". Fantástico corte que nos lleva hasta una inadvertida segunda parte de la que solo rescataríamos "Medicine", donde se percibe la huella funky de Gnarls Barkley. 

Es precisamente esa segunda parte la que nos impide dotar a este trabajo de un merecido sobresaliente. Aun así, repetimos, estamos ante un disco disfrutable, inteligente y lleno de matices, algo que solo una formación de all-stars como Broken Bells podría lograr. Ahora, solo deseamos y confiamos en la continuidad del proyecto. Porque la espera nos ha consumido lentamente, pero aun así, ha merecido la pena...


Puntuación: 8,7/10
Temas imprescindibles: "After the Disco", "Holding On For Live", "Leave It Alone". 



  

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...