1 de julio de 2014

Música, ¿arte o entretenimiento?. Un debate de por vida.

"...Sí, pero yo no hago juicios de valor sobre Lady Gaga. Entre los músicos de mi generación, Bob Dylan me parece mucho mejor artista que Luciano Pavarotti. Pero la música clásica occidental está en una situación peligrosísima. En el siglo XX se produjo un cambio trascendental. Por un lado está la música comercial y por otra, la música, digamos, intelectual. Esto era algo que nunca antes en la historia había sucedido. Mozart componía piezas para bailar y, al mismo tiempo, sinfonías. Con el nacimiento del jazz y la aparición luego del rock y el pop aparece una música que no existía". Gerard Mortier, Ex-Director Artístico del Teatro Real (entrevista publicada en el diario El País)


El que fuera Consejero Artístico del Teatro Real, Gerard Mortier, fallecido el pasado 8 de marzo en Bruselas, ya nos puso sobre la pista de algunos de los más contradictorios debates en la cultura de hoy en día, aplicable por supuesto de igual modo a la música, Arte vs Entretenimiento.
Dos conceptos ligados pero nunca en la misma intensidad y proporción en uno y otro sentido. El verdadero "arte" siempre entretiene y el "entretenimiento" como tal, no tiene por qué ser "arte". 
La vuelta a este debate ancestral que nunca halló respuesta definida ni tajante y que, todavía voy un paso más allá, categoriza tanto al artista en sus diferentes maestrías, como a la audiencia o público final, fue objeto de mis pensamientos con el reciente y exitoso paso de los Rolling Stones por nuestro país.
En su directo en Madrid en el Estadio Santiago Bernabeu ante cerca de 45.000 personas, muchos de los asistentes amigos míos me contaban estos días que fue un espectáculo sin igual, grandioso, alucinante, embriagador, gigantesco... y que incluso el dinero que habían pagado por aquellas entradas (en torno a 130 y 150 euros por barba) era poco para lo que allí presenciaron aquella tarde noche en el Paseo de la Castellana. 
Se expresaban una y otra vez, la mayoría de ellos, con palabras tales como "ambientazo", "espectáculo", "increíble", "vaya show!",... y resumían con una sentencia como denominador común: "sólo por el espectáculo que montan, merece la pena haberles ido a ver".

Estuve pensando y analizando tal hecho y rápidamente me llamó la atención cómo mucha de esa gente que acudió a tan mastodóntico directo de Jagger y cía., no son habituales amigos con los que puedas coincidir en cualquier otro concierto por nuestra ciudad. De hecho, diría que a muchos de ellos la música les importa más bien poco y sin embargo, estaban dispuestos a pagar una gran cantidad de dinero por ver tan colosal espectáculo por parte de sus Satánicas Majestades. Definitivamente, para muchos de estos amigos, el "entretenimiento" se convirtió en el eje que les impulsara a acudir a tal evento y la justificación de su posterior satisfacción. 
Y hablando de satisfacción, justamente eso le produce en sentido contrario a Mick Jagger cuando canta la coreada y popular "Satisfaction" en cada concierto; y con este mismo apunte surge otra duda..., ¿el arte se construye en función de la expectativa de este frente a alguien, frente a un público necesario? 
Aunque quisiera expresarme con la mayor objetividad, me resulta imposible. Y no con esto pretendo establecer estándares artísticos en nada ni a nadie, pero creo que la música debe ser tratada como arte de manera primordial, tanto por el artista que muchas veces vende un espectáculo visual por encima de la música en sí, como del público. Siendo este último libre de acudir a cualquier evento y pagar lo que quiera por él, debería respetarse más así mismo y exigir. Exigir.
Sí, exigir porque de lo contrario, terminaremos todos viendo conciertos de artistas como Madonna o Enriquito Iglesias donde salen bailarines a dar brincos, donde se interpretan sonidos pregrabados en su practica totalidad y donde incluso el artista hace playback. Y eso, no es arte... pero claro, entretenimiento sí lo es, desde luego, aunque sólo eso.

Según Makoto Fujimura, la diferencia entre el arte y el entretenimiento es sutil, pero importante: "El Entretenimiento da un placer predecible..., el Arte lleva a la transformación". Una transformación sobre la realidad con que se mira el mundo ya que el arte supone cambios, dolor, sentimiento, muerte, crítica, reflexión, rechazo, amor,...  El entretenimiento tan sólo nos hace sentir bien de manera momentánea y rara vez sorprende, simplemente cumple con nuestras expectativas. Por eso, el conformista siempre elige entretenimiento por encima del arte.

La música que no te transforma, no crea nada nuevo, no hiere, no te empuja, no te inquieta,... ¿merece la pena?. Y extrapolándolo al concierto de los Rolling Stones en Madrid, es evidente que la música de los británicos te transforma, te arranca, te agita, te conmueve, ... pero no en un estadio gigantesco rodeado de 45.000 personas.
La necesidad del entretenimiento como distracción sin mayor aspiración o la autoexigencia del arte como estímulo. Un debate eterno en el que cada uno se siente libre.

"Para muchos políticos el arte es un peligro porque hace que la gente piense y sea crítica. Prefieren reducirlo a diversión. Eso es olvidar que, junto a la religión primero y a la ciencia después, el arte es el gran motor de la creatividad humana", Gerard Mortier. 

+info: Lectura de entrevista a Gerard Mortier, diario El País  http://www.elpais.com/especial/35-aniversario/cultura/_debemos_evitar_que_el_arte_se_reduzca_a_mero_entretenimiento_.html
twitter: @JRGE09 / @LONGBRIT
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...