22 de septiembre de 2014

LBm Crónica: Dcode Fest 2014


Ante la expansión del fenómeno festivalero y la democratización en el reparto nacional era obvio que Madrid debería tener alguno en el formato más popular de estos. Propios y extraños se reunieron el 14 de septiembre en Ciudad Universitaria para compartir esta experiencia, la experiencia Dcodepudiéndose encontrar además de las diferentes peopuestas, público que no suele acudir a ver música de forma habitual, chicas "coachelleando" y disfrutones en general juntarse con la masa de melómanos, hipsters, gafapastas y entendidos ante un aforo algo menor que el año pasado pero más proporcionado con la infraestructura del festival y, por qué no decirlo, mas agradable.

Al entrar pudimos asomarnos al escenario donde Russian Red presentaba su "Agent Cooper" con un formato menos intimista y un volumen que deja a un lado las sutilezas. Aunque nos dirigimos rápidamente a ver a Royal Blood, injustamente relegados al escenario pequeño donde el dúo britanico de bajo y batería desgranaron los temas de su único disco. Su sonido, una suerte entre Jack White y los Queens of the Stone ageconvenció y fue lo mejor del festival.

Jake Bugg sacó su acústica y creó una atmósfera folk, del village neoyorkino que tan bien retrataron los hermanos Coen en “Llewyn Davis”. Su juventud y el dominio del lenguaje musical no fue suficiente para compensar la falta de empatía con el público. No somos tan optimistas como la prensa inglesa pero aun creemos que se puede esperar algo grande del británico.


Beck vino, vio y venció con soltura de maestro. Cantó, habló, bailó y rapeó una paleta de estilos para cuadrar un show entretenido y de alta calidad. Poco o nada de los fantasmas de su último disco y de los rumores de un cambio en la intensidad de su espectáculo tras la dramática muerte de su novia y su virage estilístico.

Vetusta Morla hizo su directo y podemos decir que, gusten o no, son una apuesta segura. Su cada vez más épica propuesta tiene legión de fans y los ha llevado a firmar para una actuación en el Palacio de los Deportes. A pesar de haber dejado hace tiempo ya de escuchar su música no puedo más que alegrarme de que hayan conseguido tal hito después de verlos hace 6 años de teloneros de Mando Diao en Joy Eslava.

La Roux creó una pista de balie mientras Wild Beasts, de los que ya os hablamos la semana pasada, se consolidan con su tercer trabajo siendo una realidad y reafirmando su sonido marca de la casa.

Chvrches calcó el directo del Primavera Sound siendo el hype del festival y como tantas veces dejando un interrogante sobre su futuro y el de su sonido que veremos con la secuela de The Bones of What You Believe.

El final de fiesta se desdibuja en una nube etílica y marcada por los temas de las siempre geniales sesiones de los djs del Ochoymedio y la electrónica germánica de Digitalism.

A pesar de su reducido tamaño y lo exiguo del cartel, el Dcode ha conseguido cada verano poner a Madrid una fecha en el calendario, siendo más que un festival una fiesta de fin de verano y una experiencia asequible para todos los que quieran acercarse a oir música. 


No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...