18 de enero de 2019

LBm Review: "Assume Form" (James Blake)



Era un disco muy esperado. Dos años ha tardado James Blake en volver a la palestra desde el que, hasta la fecha, era su último trabajo, "The Colour of Anything". Podríamos decir que "Assume Form" (Polydor Records, 2019) es, ante todo, y sin servir de precedente, un disco generoso, teniendo en cuenta la cantidad de colaboraciones (de lujo) con las que cuenta: Travis Scott, André 3000, Moses Sumney o nuestra querida Rosalía.

Compositivamente podemos decir que se trata de un sonido continuista. Quizá, tampoco nos esperábamos grandes sorpresas a nivel estilístico. El compositor británico ya ha sido capaz de crear una marca propia, un sonido que le define desde su primer trabajo y que se ha ganado un nombre en mayúsculas en el panorama de la música electrónica actual.

Cuando le damos al play a la primera pista, el tema homónimo ya nos dice por donde van a ir los tiros. Solo es nuestra primera cita, seamos cautos. Seguimos avanzando y lo cierto es que, hasta Into The Red, ninguno de los primeros temas nos sorprende y por momentos incluso todo resulta ciertamente soporífero. Demasiados toques de rap que nos impiden ver dónde está la personalidad. Pero entonces llega Barefoot In The Park, la maravillosa colaboración con Rosalía, y voilà! Empezamos a emocionarnos y a vislumbrar la luz en la mitad del túnel. El tema podría perfectamente formar parte del repertorio de Malamente. Plasma con creces el sonido y la esencia que ha definido y catapultado a Rosalía. Una perfecta fusión de flamenco y electrónica con la voz de Blake como telón de fondo que le da ese halo enigmático, esa magia contenida. Un tema absolutamente maravilloso de principio a fin. Y luego llega Can't Believe The Way We Flow y todo empieza a fluir, y sentimos que nos estamos gustando un poquito más. Pero, ojo, todavía no somos novios. Vamos a darnos un tiempo y en ese momento le damos al play a Are Your in Love? y es cuando nos preguntamos hacia dónde vamos. ¿Estamos realmente enamorados? De nuevo otra colaboración, en este caso con André 3000 (OutKast) y nos damos cuenta de que estamos confusos. Que, pese a tratarse éste de un gran tema, a lo que menos suena es a James Blake. Nos disgustamos momentáneamente. Pero como lo mejor son las reconciliaciones, de repente descubrimos I'll Come Too y nos dejamos cautivar por su belleza. Nos trasladamos a una gran urbe, podría ser Nueva York, Shanghai, Tokyo o LA. Nos dejamos hipnotizar por las luces de colores y la magia que nos rodea. Nos sentimos libres y poderosos. Y ahora sí, nos cogemos de la mano, nos dejamos llevar, no tenemos nada que perder. Nos sentimos plenos y felices. Y nos damos cuenta de que el viaje ha merecido la pena. Toca hacer las maletas, volver a casa. ¿Nos echaremos de menos? Suena Don't Miss It. Un tema sencillo, con un mismo patrón que se repite de principio a fin acompañado por unos fascinantes coros que hacen de la despedida un trago menos amargo. Nos subimos al avión y escuchamos Lullaby For My Insomniac y de repente, vuelve James en todo su esplendor. Tanto tiempo buscándote y estabas aquí. Por fin.

Este es, a todas luces, el disco menos personal de Blake. Y eso, francamente, no nos acaba de convencer. Es posible que sobren algunos temas y que, sin ellos, estaríamos ante un disco maravilloso. Es obvio que no podemos decir que sea un mal disco. Es un trabajo muy elaborado, inteligente, con un sonido impecable, aunque no haya sorpresas a nivel estilístico ni letras que nos hagan rompernos la cabeza. Nada que no hubiésemos visto ya, pero que sin duda os invitamos a escuchar.

Puntuación: 7/10
Temas imprescindiblesI'll Come Too, Barefoot In The Park, Can't Believe The Way We Flow