2 de septiembre de 2019

Forever Turned Around, el regreso de Whitney en diez elegantes canciones. Nostalgia pop de un verano en California


Fue allá por el 2017 cuando nos conquistaron con el maravilloso Light Upon the Lake (2016) y se dejaron ver por el Primavera Sound con un directo sublime. Los americanos Whitney regresan con un segundo álbum que supone para ellos la razón de ser de la banda y la evolución del que había sido su exitoso debut.

Forever Turned Around (Agosto, 2019) es otra pieza de elegante melancolía, otro abrazo a la nostalgia. En palabras de Julien Ehrlich "una forma de canalizar sus ansiedades de tal manera que se puedan sentir orgullosos". Ehrlich y Kakacek son tremendamente perfeccionistas en sus composiciones. Después de su última gira se fueron a vivir juntos y empezaron a escribir canciones de nuevo sin mucho éxito por lo que decidieron mudarse con sus respectivas novias. Pasado un tiempo se dieron cuenta de que la distancia suponía un problema y decidieron juntarse en el estudio de su amigo y ex compañero de Smith Westerns Asrar donde darían forma a Forever Turned Around que finalmente grabarían en el verano de 2018 en California.

Su férrea amistad les ha unido hasta en la forma de componer. Todo sigue una misma línea y encaja a la perfección con sus ideas, en ocasiones atormentadas, y con su forma de sentir y vivir la ansiedad, la incertidumbre, el miedo por el fracaso de una relación fallida o la frustración por todo lo que está ocurriendo a nivel político en su país.

De nuevo la belleza sale a relucir en temas como Giving Up que sirve para abrir el disco y hablarnos del que nunca pierde la esperanza: "Though we started losing touch, I've been hanging on because you're the only one I love".

Melodías y arreglos meticulosos y exquisitos, que nos llevan a un fascinante viaje por la costa oeste y nos trasladan al pop americano de los 60 e incluso en muchos cortes encontramos grandes dosis de country, como en Friend of Mine, con el falsete de Ehrlich, seña de identidad de la banda.

Whitney han vuelto para quedarse. Un disco perfecto para escuchar en septiembre mientras nos desprendemos de la nostalgia del verano. De los momentos y las vivencias que dejamos atrás año tras año, muchos de los cuáles ya no volverán.



Puntuación: 8,9/10
Temas imprescindibles: Giving Up, Friend of Mine, Valleys (My Love)